Análisis: Vampyr

Que pesará más ¿Tu deber de curar o la sed de sangre?

Desde que se presentó el nuevo trabajo de DONTNOD Entertainment, Vampyr, debo reconocer que me llamó bastante la atención y recientemente tuvimos la oportunidad de analizarlo y ha sido tal y como me esperaba.

Para empezar el juego nos sitúa en 1918, justo en una época dónde Londres está bastante afligida por la Gripe Española y por ciertos sucesos extraños de los que seremos partícipes de ellos. Acompañaremos a Jonathan Reid, un reputado médico que se hizo famoso a raíz de la guerra dónde logró grandes avances científicos. Tras servir en la guerra vuelve a Londres y sucede lo inesperado… un ataque de un vampiro que le convierte en un mismo ser como él. Tras este suceso deberá descubrir en que se ha convertido, quién fue el causante, sobrevivir ante el dilema moral que se le ha planteado… salvar la vida o consumirla.

Durante la aventura conoceremos las lúgubres calles de un Londres achacado por la guerra y la gripe. El temor a lo que nos hemos convertidos se hará más patente a medida que avance la historia. Nuestras acciones tendrán repercusiones en lo que nos rodea. Conoceremos a diferentes ciudadanos a través de los distintos distritos de la ciudad, cada uno con su historia y secretos que podremos averiguar y utilizar a nuestro favor. Podremos curarlos o bien podremos utilizar nuestra influencia vampírica para consumirlos y ganar unos puntos de experiencia bastante jugosos… pero a que precio.

A lo largo de las calles nos encontraremos amenazas para nuestra existencia, cabe destacar que el sol solo lo veremos en pocas ocasiones realmente si comparamos todo el juego. Pero nos encontraremos cazadores, “hombres lobos”, vampiros “inferiores” y los líderes además de otras amenazas para nuestra subsistencia. Como contraparte debemos destacar que hay diferentes secciones que son lugares seguros y dónde podremos interactuar con otras personas. Para ello podremos usar un sistema de diálogos similar a los vistos en juegos como Mass Effect, Deus Ex… dónde podremos escoger nuestra línea de dialogo. Además habrán diferentes secciones bloqueadas que podremos liberar si investigamos a otros sujetos o nuestro alrededor para darnos más información.

La jugabilidad es bastante sencilla de aprender similar, en mi opinión, a la vista en juegos como The Order aunque con un sistema de combate centrado en el cuerpo a cuerpo. En la interfaz contaremos con 3 barras diferenciadas (Vida, Resistencia y Sangre, que rellenaremos a medida que la consumamos de nuestros enemigos o gracias a los viales de sangre). En cuánto a la vida es bastante fácil de reponer a medida que usemos los viales correspondientes o gracias a las habilidades vampíricas Reid. La resistencia se irá agotando a medida que hagamos ataques o esquivemos. El contador de sangre, como hemos mencionado antes, nos permitirá hacer uso de nuestras habilidades como recuperar vida o realizar un ataque de área. El sistema de visión vampírica es similar a la vista de águila de Assassin´s Creed.

El juego cuenta con misiones para que avancemos en la historia y secundarias dónde deberemos recuperar objetos, ayudar a ciudadanos o eliminar ciertos objetivos.

Nuestro personaje podrá empuñar una o dos armas. Una de las armas nos permitirán reducir de forma más contundente la vida del rival, que podremos ver en la parte superior del enemigo al igual que sus debilidades y su resistencia. Con el otro arma podremos reducir su resistencia, que si se le agota podremos realizar un ataque de mordida pudiendo recuperar sangre y hacerle algo de daño. Por otro lado dispondremos de un número considerable de armas que podremos ir mejorando a medida que lleguemos a los refugios y obtengamos recursos o piezas para ello para usarlos en los bancos de trabajo. En estos bancos también podremos hacer nuestros medicamentos para curar a los ciudadanos, tras diagnosticarlos mediante la vista del vampiro que nos dirá la calidad de la sangre y de que sufre el sujeto.

En el apartado gráfico del juego nos encontramos un problema bastante notable, por lo menos durante la prueba, y no es otro que las pantallas de carga… sin sentido aparente. En varias ocasiones han sucedido de manera espontánea sin razón alguna tras hablar con un ciudadano  y volver a interactuar con él al poco rato o tras pasar una zona y dar la vuelta por ella misma. Además estos tiempos de carga pueden cortas esa tensión que puedes tener mientras juegas y exploras la ciudad. Por lo demás la ambientación de una Londres oscura y afligida está bastante lograda. También el sistema de cámara, durante las conversaciones sufre de algunos problemas en raras ocasiones. Normalmente se centra para darnos una imagen directa del sujeto con el que hablamos y nuestro personaje pero en otras falla impidiendo una correcta visualización.

Conclusión

Vampyr hace honor a las novelas de terror, misterio y acción. El entrar en lo desconocido, investigar hasta que punto podemos mantenernos como humanos cuando no lo somos realmente y las culpas… puede ser una experiencia bastante atractiva tal y como la ha planteado el equipo de DONTNOD. Es un juego que recomiendo para los amantes de este género y más considerando que está traducido, a pesar de la cantidad de líneas de díalogo que contiene el título.

Bueno

  • La historia alrededor del juego y la cantidad de información que podremos encontrar
  • El sistema de diálogos y el uso de nuestras habilidades en ellos
  • El sistema de investigación y la ambientación

Malo

  • Los fallos gráficos que sufre el juego en algunos momentos le pesan al juego
  • Fallos en algunas investigaciones (Sufre algún error que impide acabarlas)
7.3

Bueno

Jugabilidad - 8
Sonido - 7.5
Innovación - 7
Gráficos - 6.5
Jefe de comunicación., Amante de los animales y los videojuegos. En ocasiones trabajo aquí.
Nota Media Usuarios
0
0 Votos
Nota
Enviar
Tu nota
0
X
Ir a la barra de herramientas