Análisis de Mortal Kombat 11

Vuelve una de las sagas de lucha más importantes de la historia, Mortal Kombat 11, y lo hace con más fuerza que nunca gracias al trabajo de NetherRealm Studios. Una buena entrega tanto para nuevos jugadores como para los veteranos del género. Con algún defecto y muchísimas virtudes que vamos a analizar a continuación. Así que sin más dilación, ¡que komience el kombate!

Y vamos a empezar por el punto principal y más importante; el combate. Esta onceava entrega de Mortal Kombat hará que, como es habitual en la saga, nos enfrentemos en batallas 1vs1 con nuestros rivales. Podremos una amplia gama de ataques, ya sean ataques básicos, combos, agarres o bloqueos, además los famosos fatalities y los brutalities, menos conocidos ya que se han quedado fuera en varias entregas de la saga, pero que en esta ocasión vuelven a estar presentes como ya lo estuvieron en la anterior. Todos los movimientos citados anteriormente son diferentes según el personaje que elijamos, por lo que la variedad es enorme.

Como podemos ver, una gran cantidad de personajes y una gran cantidad de movimientos que conforman un sistema de combate muy complejo, pero que se adaptará al tipo de jugador. Habrá movimientos y combos más avanzados y fuertes y otros más sencillos y, por lo tanto, que harán menos daño. Por lo que si queremos jugar de forma competitiva tendremos que aprender los movimientos más complicados y efectivos, pero si, como ha sido mi caso, nuestro objetivo es completar la historia, algunas torres, de las que luego hablaremos, y jugar online, pero de un modo más casual, también tendremos nuestro hueco en Mortal Kombat 11.

Además, el juego dispone de una gran cantidad de tutoriales en la que nos enseñará desde lo más básico hasta lo más avanzado para que así podamos aprender hasta dónde tendremos que esforzarnos según cual sea nuestro objetivo.

Otro de los puntos a destacar en los juegos de este género son los personajes. Y es que, ¿qué sería de la saga Mortal Kombat sin sus carismáticos luchadores? En esta entrega contamos con 24 personajes, 25 si tenemos a Shao Kahn por haber reservado el juego, la mayoría viejos conocidos, ya que solo 3 se han incorporado en esta entrega, Cetrion, Geras y Kollector. Estos combatientes serán distintos entre ellos y cada uno tendrá su estilo de lucha concreto. Algunos más grandes y lentos, pero golpearán más fuerte, y otros, en cambio, al ser menos voluminosos y más rápidos, necesitarán de más ataques para acabar con sus rivales. Cabe aclarar que en una franquicia con tantos años y experiencia en este tipo de juegos el balanceo de los personajes es casi perfecto y será la habilidad del jugador la que determine quién será el vencedor de los combates.

Finalmente, el tercer protagonista que forma los combates además de los movimientos y personajes son los escenarios. Visitaremos unas 20 localizaciones diferentes, incluyendo zonas nuevas y ya vistas anteriormente. Las localizaciones estarán muy detalladas, pero solo como decoración, ya que nosotros nos desplazaremos de izquierda a derecha sobre una línea como en todo juego en 2D, salvo para interactuar con algunos objetos brillando que veremos de fondo.

Ahora bien, toca hablar de dónde nos encontraremos los combates, es decir, de qué modos de juego nos ofrece Mortal Kombat 11. Como hace el propio juego, dividámoslos en modos para un jugador o multijugador. En los primeros nos encontramos con el modo historia, las torres del tiempo, las torres klásicas y la kripta. En cambio, dividamos el modo multijugador en casual y competitivo.

La historia, de la que no voy a hablar más allá de una pequeña valoración para no destripar nada a nadie, está centrada, como ya nos comentaron y mostraron en algún tráiler, en una alteración de la línea temporal de nuestros protagonistas. Como suele pasar en los juegos de lucha, esta se desarrolla en cinemáticas que suceden entre combate y combate. Una historia con una duración de unas cinco o seis horas de duración que aunque, como suele pasar con las obras que juegan con los viajes en el tiempo, nos deja alguna paradoja temporal, es entretenida y además los combates, cuya dificultad podemos elegir, cumplen una doble función, prepararnos para el grueso del juego (torres y modo online), así como presentarnos y dejarnos controlar a la mayoría de personajes.

Como bien decimos, la historia puede servir como iniciación para los modos realmente desafiantes y, dentro del modo offline, el apartado más complicado son las torres. Como su propio nombre indica, este modo de juego consiste en ir ascendiendo por un edificio en el que en cada planta nos encontraremos a un enemigo.

Por un lado tenemos la torres klásicas, que como su nombre indica, son torres como las que había en los comienzos de Mortal Kombat. En ellas seleccionaremos un jugador y tendremos que terminar derrotando a todos los enemigos para descubrir una pequeña escena como final a una breve historia de ese personaje. En ellas podremos elegir la dificultad e incluso si queremos que la IA luche por nosotros. Entre estas torres destaca la torre infinita en la que no llegaremos a un final y podremos estar luchando eternamente contra los diferentes personajes del juego.

Por otra parte nos encontramos las torres del tiempo. Al igual que las anteriores, tendremos que luchar contra varios personajes hasta llegar a la cima de la misma. En cambio, estas torres suelen añadir un plus de dificultad, añadiendo modificadores al combate, como puede ser por ejemplo, que nos ataquen cohetes, que una flecha pase por la arena y nos golpee o que salgan llamaradas del fuego. Por nuestra parte, también podremos ir seleccionando diferentes potenciadores para así poder compensar estos efectos negativos que sufriremos en batalla. Las torres del tiempo tienen dos modalidades, unas fijas y otras que van cambiándose. Las fijas son torres concretas de los personajes que tendremos que desbloquear para así poder completarlas y conseguir elementos de personalización para los mismos. En cambio, el resto de torres irán alternándose automáticamente según el tiempo de duración de cada una, a veces durarán días y a veces solo horas, por lo que tendremos que estar atentos si queremos conseguir objetos para algún personaje en concreto.

Además, a lo largo de todos los combates del juego, no solo las torres conseguiremos dinero, concretamente tres tipos de monedas diferentes. Monedas, Fragmentos de Alma o Corazones, las primeras las conseguiremos simplemente por jugar, las segundas por ganar combates y las terceras por terminar los combates con un fatality o un brutality. El uso principal de estos tipos de dinero tendrá lugar en la Krypta. Este es último de los modos para un solo jugador que nos ofrece el juego. Aquí cambiamos el combate por la exploración. Situados en la Isla de Shang Tsung, jefe del primer Mortal Kombat y lugar donde tiene lugar el torneo entre todos los luchadores, tendremos que desplazarnos por la misma para ir descubriendo los diferentes objetos que nos permitan llegar hasta los más recónditos lugares de esta. A lo largo de nuestra exploración encontraremos tres tipos diferentes de cofres, uno por cada moneda del juego, que al abrirlos iremos consiguiendo diferentes modificadores para las torres, así como objetos para personalizar a nuestro personaje. Un interesante sistema para abrir lo que, al fin y al cabo, son las famosas cajas de loot que, aunque no sea tan rápido como ir a un menú e ir abriendo, sirve para desconectar un poco de la lucha y relajarnos mientras paseamos por esta isla llena de contenidos y referencias a la saga.

Por otra parte tenemos los modos multijugador, el casual para jugadores cuyo objetivo sea simplemente luchar de un modo más, valga la redundancia, casual y el competitivo para aquellos que de verdad quieran mostrar su habilidad con el juego.

Dentro del modo casual incluimos el modo local, en el que podremos luchar con nuestros amigos en una sola consola, ya sea en modo sencillo, en el que simplemente lucharemos o en modo torneo, donde tendremos que ir luchando hasta que alguien se corone campeón del mismo. En el modo online, disponemos aun de pocos modos de juego, versus, rey de la colina y solo IA. El primero de ellos consiste en combates básicos al mejor de 3, en el rey de la colina el que vaya ganando los combates es el rey y va jugando contra el resto hasta que uno de ellos lo derrote y se corone para volver a empezar y en solo IA, enviaremos a un equipo de 3 luchadores para su inteligencia artificial se enfrente de forma automática con la del equipo que envíe el rival.

El modo competitivo a diferencia del anterior, en el que podremos usar a los personajes con cualquier set de ataque y personalización, sin importar que pudieran estar desbalanceados, está más controlado. Los luchadores dispondrán dos sets predefinidos entre los que podremos elegir. Así NetherRealm Studios se asegura que este tipo de partidas, enfocadas a jugadores que buscan demostrar ser los mejores en el juego e incluso competir de forma profesional en el mismo, se regirán por la habilidad de los participantes y no por cómo se ha editado a los personajes. Dentro del modo competitivo queda por abrir la Liga Mortal Kombat, que dará inicio en menos de un mes.

Del apartado jugable solo nos queda tratar el tema de los fatalities, tan importante como todo lo anterior en la saga. En un principio solo podremos usar uno por personaje, aunque habrá, como mínimo, uno más para cada uno, que tendremos que desbloquear teniendo suerte en los cofres de la Kripta. Cabe aclarar que no se puede usar dinero real para abrir cofres, por lo que, para conseguirlos tendremos que jugar hasta que nos toque lo que deseamos, pudiendo exigir un excesivo grindeo si queremos algo muy concreto.

Sí se podrán conseguir con dinero real algunos elementos para personalizar, concretamente cinco diarios que van rotando en la tienda, aunque cabe aclarar que todo lo que podremos adquirir con dinero real no son más que elementos estéticos, normalmente a un precio que ronda entre los 5 o 10 euros. No compraremos el objeto como tal, sino una moneda virtual llamada kristales del tiempo, con el que ya si podremos adquirir los objetos de la tienda. Estos kristales también se pueden conseguir jugando, ya sea subiendo de nivel o completando las diferentes torres del tiempo que vayan apareciendo.

Por otro lado, los fatalities como tal siguen siendo espectacularmente sádicos y grotescos. Decapitaciones, explosiones dentro de los personajes, aplastamientos y una gran cantidad de ejecuciones que dejan claro que la creatividad del estudio a la hora de crear diferentes tipos de muertes en función del personaje atacante es infinita.

Finalmente solo nos queda hablar del apartado técnico del juego. Gráficamente el juego luce realmente bien. Tanto los personajes, como los escenarios y los propios fatalities reflejan la evolución del estudio, tanto por su trabajo en esta saga como en Injustice.

El sonido, en la misma línea, cumple bastante bien, sobre todo si jugamos con auriculares. Sentiremos el combate no solo por la vista, sino también por el oído, cada golpe y cada movimiento, así como las voces del narrador y los personajes, tanto cuando sueltan alguna frasecilla durante el combate, como durante la propia historia está bastante bien conseguido. Como guinda final, una épica banda sonora nos acompañará a lo largo de nuestro camino por el juego, tanto en combates como para amenizar nuestro paso por los menús.

Conclusión

Si te gusta el género de lucha, aunque no seas un fan incondicional del mismo, deberías probar Mortal Kombat 11. El juego se adaptará a las exigencias, en cuanto a dificultad de cada usuario, así como el sistema de combate, que será más complejo o sencillos según hasta donde queramos llegar.

Una buena cantidad de personajes, una buena historia y un combate entretenido y variado que hace de esta entrega una de las mejores de la saga.

Bueno

  • La variedad, tanto de personajes como de ataques.
  • Los fatalities que nunca dejan de sorprendernos.
  • Las torres, una buena forma de entrenar y ponernos a prueba.
  • La Krypta, tanto sus puzzles como su idea.

Malo

  • Que no todos los fatalities vengan desbloqueados de primeras.
  • El excesivo grindeo si queremos obtener todos los objetos.
8.5

Estupendo

Jugabilidad - 9
Sonido - 8
Innovación - 8
Gráficos - 9
Nota Media Usuarios
8.2
11 Votos
Nota
Enviar
Tu nota
0
X