Análisis de Medievil

En 1998 llegó para la primera PlayStation uno de los juegos que más marcó en su época, Medievil. Ahora, 21 años después, Sir Daniel Fortesque vuelve a nuestra PlayStation 4 con un remake fiel al juego original pero con gráficos actualizados para las consolas actuales.

 

Estamos ante un remake fiel al juego original, retocando los gráficos y sonidos, pero con la base prácticamente idéntica que el juego original lanzado en la primera PlayStation.

El juego nos lleva a Gallowmere, y nos pone en el papel de Sir Daniel Fortesque, el cual revive años después de caer al enfrentarse a Zarok, un brujo malvado que intenta hacerse con el control del territorio. Nuestro protagonista fue el primero en caer derrotado ante él, pero este brujo años después lanza unos hechizos con el que todos los muertos reviven, incluido Sir Daniel, lo que le da una nueva oportunidad para enfrentarse a este malvado brujo. Pero para conseguir acabar con Zarok, primero tendremos que acabar con todos los muertos que han resucitado.

La historia no ha sufrido cambios con respecto al juego original, al igual que la jugabilidad, donde los combates se mezclan con la exploración, las plataformas y los puzles. En los diferentes escenarios debemos acabar con el mayor número de enemigos y encontrar las runas para abrir las puertas que nos dan acceso a las siguientes áreas.

Según matamos enemigos (si es que se puede llamar “matar” a muertos) se va rellenando un cáliz, y una vez se llene por completo podremos recogerlo. Con él accedemos a la galería de héroes, donde nos darán nuevas armas con las que acabar con nuestros enemigos.

El diseño de niveles es muy variado. Nos encontramos con fases en los que tenemos que esquivar trampas, otras fases debemos resolver puzles, en otras nos enfrentamos a grandes cantidades de enemigos… Las temáticas también son variadas, pasando por un cementerio o un manicomio entre otros escenarios.

Todo esto se mantiene fiel al original, y lo hace a un gran nivel. Pero esta fidelidad no es buena para todo, como ocurre con los jefes finales. Estos son algo sencillos, y en su mayoría acabaremos con ellos con gran facilidad.

La cámara también tiene algunos fallos, ya que su situación en la muchas ocasiones no nos permite visualizar el escenario correctamente para realizar algunos saltos, o cuando nos atacan algunos enemigos.

En cuanto a los combates su dificultad, al igual que ocurre con los jefes finales, es algo baja. Para acabar con los enemigos es «literalmente» aporrear los botones hasta que no quede ninguno vivo. Eso sí, la detección de impactos tiene fallos, y en ocasiones recibimos algunos golpes sin saber el motivo.

Además de un escudo de protección podemos llevar equipadas un arma principal y una secundaria. Entre las armas encontramos la espada, el brazo de nuestro protagonista, la ballesta y algunas más que conseguimos a lo largo de la aventura.

El juego, al ser tanto los escenarios como los jefes igual al original, estamos ante un juego que su duración es algo corta. La primera partida nos puede llevar unas seis horas. Eso sí, los desarrolladores de este remake han querido añadir coleccionables y retos opcionales para aumentar la duración. Estos retos nos irán llevando de un nivel a otro, donde nos encontraremos ante un desafío. Al completar todos recibiremos una sorpresa.

Gráficamente el juego se ha adaptado bien a la actual generación. Las animaciones de los personajes se han quedado algo planas, pero el apartado artístico es realmente excelente.

En cuanto a la banda sonora es simplemente brillante, con todos los temas reorquestados, y que además los compositores originales han sido los encargados de solventar todos los errores. El juego vuelve a llegar con voces en castellano, y con las voces interpretadas por los actores que lo hicieron en el juego original. Para este remake nos encontramos con una voz nueva, la cual nos lee el texto que nos encontramos al abrir un libro, y que en el original era sólo texto.

CONCLUSIÓN

Tras 21 años del lanzamiento del original, la nostalgia no puede faltar al volver a disfrutar de esta aventura. Un remake fiel al juego original tanto en historia, enemigos y demás, pero que han añadido algunos coleccionables y retos para ampliar su duración. Esta fidelidad ha hecho que el juego llegue con algunos errores, sobre todo en el apartado gráfico, pero que no empañan lo que ya fue, y continua siendo, una aventura de lo más divertida.

Bueno

  • Coleccionables y retos añadidos
  • Banda sonora
  • Divertido y variado

Malo

  • Facilidad en los combates
  • Fallos gráficos
7.5

Bueno

Jugabilidad - 7
Gráficos - 8
Innovación - 7
Sonido - 8
Nota Media Usuarios
0
0 Votos
Nota
Enviar
Tu nota
0
X