Análisis: Harvest Moon: Mad Dash

¡Es hora de la cosecha!

Recientemente hemos podido disfrutar de una nueva entrega de Harvest Moon: Light Of Hope pero en esta ocasión os traemos el de Harvest Moon: Mad Dash. Esta nueva entrega es algo más especial que el primero de los juegos mencionados ya que estamos ante un título menos profundo, más arcade y en mi opinión bastante adictivo como podréis ver durante el análisis.

En Mad Dash estamos ante un juego cuyo planteamiento es muy similar al visto en los juegos de móviles como Candy Crush o cualquiera de gemas de colores. Esto se debe a que su historia se deja a un lado para centrarse en una jugabilidad. La historia simplemente nos cuenta que se han dispersado unas semillas especiales tras estropearse el faro de la región. Para ello nos embarcaremos a lo largo de 100 niveles para lograr salvar la región que además se ha visto tragada por la naturaleza y que a medida que avanzamos la volvemos más habitable.

Como hemos comentado la jugabilidad del título nos obligará a unir hortalizas, fajos de henos, peces o cocos para poder crear combinaciones y obtener puntuaciones altas para lograr las estrellas que nos desbloquearán el camino. Veremos que a medida que avanzamos la cosa se va complicando, no solo por las puntuaciones sino por la complejidad de los escenarios y las mecánicas que van cambiando entre ellas.

En los niveles especiales, dónde nos encontramos con las semillas, nos encontraremos con las zonas del Inframundo o Celestia dónde las mecánicas jugables cambian bastante junto a las zonas de Playa o Granja como os vamos a detallar algunas de sus características:

  • Inframundo: a medida que va pasando el tiempo caen en el terreno un torrente de lava que puede ocupar zonas de 3×3 o algo más grandes que una vez despejadas nos servirán como fertilizantes para obtener grandes figuras para una mayor puntuación.
  • Celestia: en esta ocasión lo que aparece en el terreno de juego unos copos de nieve que congelan parte del terreno y aquellas secciones unidas provocando que tengamos que romper ese hielo para poder proceder a la recolección.
  • Granja: en este apartado lo que aparecen son los jabalís quienes arrementen en líneas recta eliminando los productos de recolección a su paso.
  • Playa: en este caso no nos encontraremos con realmente un problema. Los cocos nos servirán para aumentar el contador de la fase bonus si jugamos bien nuestras cartas.

Por otro lado, como hemos mencionado, deberemos jugar bien nuestras cartas. Estarán las fases K9 o algunas de ellas que nos asistirá un perrete que nos pedirá ciertas combinaciones para aumentar el contador de la fase bonus. Dicha fase nos permitirá recolectar las piezas de manera más rápida y así aumentar la puntuación en gran medida. También nos servirá si hacemos combinaciones de 2×2, 3×3 o incluso 7×7 o 10×10.

Entre las frutas y hortalizas no nos encontraremos con grandes problemas salvo que dispondremos de 3 o 4 combinaciones antes de que se pochen. En el caso de los peces estos desaparecerán y volverán a aparecer si no les prestamos atención uniéndolos o pesándolos. En el caso de los henos nos darán problema la IA de las vacas, gallinas y ovejas ya que en muchas ocasiones irán por su cuenta y no acertarán a nuestros deseos o tardarán demasiado para conseguir esa puntuación bonus esperada. En el caso de los cocos podremos obtener cierta mejoría si aumentamos el tamaño de los cocos gracias a las combinaciones 2×2, 4×4…

Básicamente esta es la jugabilidad del título y aunque cada partida es diferente en los mismos niveles si que existen ciertos patrones que podréis descubrir a medida que repetís los niveles como nos ha pasado durante el análisis. Ciertamente su jugabilidad es muy adictiva y para aquellos niveles que nos cuesten algo más podremos hacer uso de poderes para que las hortalizas no se pochen, los peces no desaparezcan, aumente el tiempo 30 segundos o aumente la facilidad de provocar la fase bonus..

Son partidas de 2 a 3 minutos bastante ágiles y desafiantes que hacen que te piques cada vez que te quedas a poca puntuación para lograrlo y es dónde radica la gracia del juego.

Gráficamente el juego mantiene su estética infantil de la saga y en ningún momento nos hemos encontrado con problemas de fallos. Por otro lado el aspecto sonoro no tiene gran variedad pero se aplican bastante bien a este tipo de juego durante el análisis no hemos encontrado ningún fallo en ambos apartados.

Conclusión:

Harvest Moon: Mad Dash ha logrado provocar durante el análisis que me enfocara en conseguir las 300 estrellas y su platino debido a la jugabilidad tan adictiva que esgrime contra el jugador y la verdad es que la sobriedad que muestra funciona bastante bien y juega con el animo competitivo del jugador para conseguir las mejores puntuaciones. Es un juego que puede a llegar a pasarse por alto pero lo cierto es que tiene todo para ser un juego entretenido y frustrante que te «obligue» a continuar con su aventura como nos ha sucedido durante el análisis.

Bueno

  • Adictivo
  • Gran variedad de niveles
  • Las mecánicas pueden ser frustrantes pero es lo que le da su encanto

Malo

  • Puede que necesite algunas explicaciones más detalladas de algunas de sus mecánicass
7.5

Bueno

Jugabilidad - 8.5
Sonido - 7
Innovación - 7.5
Gráficos - 7
Nota Media Usuarios
0
0 Votos
Nota
Enviar
Tu nota
0
X