Análisis de Desperados III

14 años después de su segunda entrega, la saga Desperados nos vuelve a llevar al salvaje Oeste con su tercera entrega. Tras el cierre de Spellbound Entertainment, estudio creador de la franquicia, en pleno desarrollo de Desperados Gangs en el año 2012, parecía que las andaduras del título en nuestras consolas habían terminado. Pero todo cambió cuando, durante la Gamescom de 2018, THQ Nordic anunció que, junto con Mimimi Productions, se lanzaría el título que hoy nos ocupa, Desperados III.

John Cooper, el protagonista de los dos episodios anteriores vuelve a la carga. En esta ocasión, podemos disfrutar de un prólogo, que hace las veces de tutorial, en el que vemos como un John adolescente y su padre, James, van avanzando por un lugar lleno de enemigos. Tras llegar a un punto en el que ambos se separan, la historia avanza unos años hasta que el vaquero ya es un hombre y va en busca de un misterioso personaje llamado Frank para vengarse de él por un suceso que se nos mostrará más adelante. A lo largo de las diferentes misiones, la trama se irá desarrollando, no solo en las cinemáticas anteriores y posteriores a las mismas, sino también durante estas. Conoceremos a otros personajes que también quieren tratar con nuestro enemigo, y se irán uniendo a nuestra pequeña banda. Una historia de venganza y traición digna de cualquier wéstern de mediados de siglo pasado.

Desperados

Como en cualquier otro título de estrategia a tiempo real, el núcleo de la jugabilidad Desperados III son sus personajes. Se irán presentando poco a poco; en las misiones controlaremos de 1 a 5 distintos, todos ellos con diferentes habilidades. Algunos especialistas en matar y deshacernos de los enemigos, mientras que otros usan técnicas de sigilo y distracción que nos facilitarán el avance de un modo menos letal. El magnífico diseño de niveles, con elementos que podemos usar en el escenario, así como la colocación de los enemigos, nos da una total libertad para afrontar cada situación. Algo que queda patente, sobre todo, con una de las mecánicas de juego el “modo duelo”. Cuando usamos el duelo, el tiempo se detiene (salvo en la máxima dificultad) y podemos programar a los personajes para llevar a cabo acciones de forma conjunta. Haciendo uso de las habilidades, así como del propio escenario, podremos realizar sinergias que nos ayuden a eliminar a nuestros enemigos de forma eficaz y creativa. En todo momento, podremos hacer uso de la cámara libre, así como de un cursor que nos permitirá investigar el escenario, ver los diferentes enemigos y sus conos de visión, para poder planear nuestra estrategia antes de actuar. Algo muy a tener en cuenta, ya que, salvo casos puntuales en los que podamos usar armas especiales, nos convendrá mucho más actuar de forma sigilosa que armando jaleo. Podemos realizar tiroteos, de hecho, en ocasiones, puede que no tengamos otra opción, pero la situación puede complicarse demasiado.

Desperados III

Una libertad a la hora de actuar que se ve enormemente favorecida por la exploración. No sólo con la cámara como hemos explicado anteriormente, sino indagando un poco más, por ejemplo, oyendo las conversaciones de los ciudadanos. Nos enteramos de cosas importantes, cómo donde podríamos encontrar veneno o qué estructura frágil podemos emplear para acabar fácilmente con varios enemigos. Más allá de esas, hay otras conversaciones más terrenales, que son un perfecto de la sociedad en la que se ubica Desperados III, el viejo Oeste era un lugar duro dónde vivir con una población muy arraigada y con pensamientos arcaicos; todo esto lo podemos ver en el título.

El diseño de niveles, junto con las habilidades de los personajes, hacen que, Desperados III sea un juego exigente hasta en su dificultad más baja. Exigente por su complejidad, pero en el momento en que comenzamos a dominar las mecánicas, comprender como movernos y hacer uso de escenario y habilidades, la dificultad se mantiene, pero podremos resolver las situaciones de una forma más rápida y eficaz. El título dispone de un sistema de guardado y cargas rápidas que nos es muy útil en nuestras primeras horas de juego, ya que, al principio, nuestra forma de actuar va a ser de ensayo y error. A medida que avancemos, no tendremos que cargar tanto la partida, salvo que queramos probar alguna estrategia más creativa o en situaciones que sí, son más complicadas. Al fin y al cabo, Desperados III es, como decimos muy exigente, pero con una curva de dificultad perfectamente equilibrada, que nos enseñará a jugar, a medida que vamos avanzando.

Desperados III

Eso sí, si nuestra intención es completar todo el contenido, el juego se vuelve muy complicado. Cuando terminemos por primera vez una misión, podremos ver una serie de desafíos extra, que nos pondrán a prueba de verdad. Pasar la misión en pocos minutos, eliminar a todos los enemigos o llevar a cabo acciones concretas durante el capítulo nos darán, aún más horas de juego. Por si fuera poco, el juego no pone a nuestra disposición un listado en el que podemos ver las estadísticas al terminar cada misión, sino que nos muestra un mapa completo de la misma, en el que podemos ver todos los pasos que hemos dado, acciones ejecutadas y todo lo que hayamos hecho durante la misma. Un detalle espectacular, que sirve como cierre perfecto a cada uno de los episodios.

Desperados

Técnicamente, Desperados III es sobresaliente en todos sus apartados. Sus gráficos, sublimes, tanto en el diseño de los personajes, como de los diferentes lugares, típicos del viejo Oeste que visitaremos. Por su parte, el sonido no se queda atrás; tanto la banda sonora, como el doblaje, en inglés, de los personajes, están a la altura de cualquier gran obra del género.

Conclusión

Desperados III es un título imprescindible para los amantes de la estrategia, así como una fantástica oportunidad para entrar en el género. Una historia que engancha y una jugabilidad sobresaliente, acompañados de un apartado técnico perfectos hacen que, con toda seguridad, se convierta en uno de los títulos más sorprendentes y llamativos de este final de generación.

Bueno

  • La libertad total a la hora de encarar las misiones.
  • El resumen de las misiones en el mapa.
  • Todo el apartado artístico.
  • Una curva de dificultad muy bien ajustada.

Malo

  • En casos muy puntuales, el personaje no obedece a la ruta marcada en el modo duelo
9.3

Asombroso

Jugabilidad - 10
Sonido - 9
Innovación - 9
Gráficos - 9
Entre partida y partida de Apex Legends... escribo alguna cosilla.
Nota Media Usuarios
9.3
1 Voto
Nota
Enviar
Tu nota
0
X
Ir a la barra de herramientas