Análisis de Deiland

Deiland nació como un juego para dispositivos móviles desarrollado por el estudio valenciano Chibig, donde ha sido un éxito, y que ahora nos llega a PS4 gracias al programa de PlayStation Talents con una versión más grande y mejorada. Deiland nos presenta una mezcla de RPG, gestión de recursos y supervivencia.

El juego nos pone en la piel de Argo, el único habitante del pequeño planeta, pero que pronto iremos recibiendo distintas visitas las cuales nos irán pidiendo que realicemos distintas misiones. La primera visita será la de Mûn, una chica miembro de la Patrulla Estelar y que desea conocer detalles sobre este planeta. Para ello, nos encarga misiones y nos enseña a construir distintas herramientas y a cultivar distintos productos.

Hay gran variedad de materiales y semillas que podemos combinar para fabricar distintas herramientas, pociones, comida y plantas. Muchos de estos materiales llegan gracias a los visitantes, los cuales también nos irán dando nuevas recetas para que podamos construir nuevas herramientas para progresar en nuestra historia.

Para poder construir los distintos materiales y herramientas tendremos que recoger nuestros cultivos, talar árboles que iremos plantando para conseguir madera… También podremos mejorar nuestras herramientas, al igual que nuestra casa, que comenzará siendo una tienda de campaña e iremos mejorándola para poder conseguir mejores recursos.

En este sentido sólo podemos encontrar una pega al juego, y es que en ocasiones hasta que llega un visitante para ordenarnos una misión, por lo que nos limitamos a seguir plantando y recolectando hasta que lleguen.

También nos encontramos con momentos de lucha, aunque este no es el punto fuerte del juego, ya que son muy simples y en muchas de las ocasiones sólo tenemos que luchar con un simple enemigo. Tendremos que ir subiendo a Arco de nivel, y cada vez que subamos uno podremos potenciar la fuerza o la magia.

Además de recolectar y construir, también podemos comerciar con los distintos personajes que nos visitan. Podemos vender y comprar cualquier tipo de recurso.

Otro punto que tenemos que tener en cuenta es la caída de meteoritos. Cuando estos caigan debemos girar el planeta para que no nos destruya nuestros cultivos. También podemos girar el planeta cuando llueve para que así se rieguen nuestros cultivos y se llenen los pozos, para conseguir así antes nuestros frutos.

Algo que no nos ha gustado es que no podemos pausar el juego, por lo que si deseamos pararlo sólo tenemos la posibilidad de pulsar el botón PS para ir al menú.

El diseño nos ha encantado, y a medida que construimos y diseñamos el planeta a nuestro gusto mejora aún más. La banda sonora también nos ha gustado, ambientando cada momento a la perfección, aunque quizás echamos en falta algunos temas más.

-Conclusión:

Chibig debuta de gran manera en PS4 con Deiland, un juego que disfrutarán los más pequeños de la casa pero que también lo disfrutarán los adultos. A pesar de los fallos de ritmo en algunas ocasiones, no empaña para nada el buen trabajo realizado con un juego muy atractivo.

Bueno

  • Gestión de recursos
  • Planeta muy bonito y atractivo
  • Lo pueden disfrutar tanto público infantil como adulto

Malo

  • Falto de ritmo en ocasiones
  • Combates simples
  • Falta menú de pausa
7.5

Bueno

Jugabilidad - 7
Sonido - 7.5
Gráficos - 8
Innovación - 7.5
Jefe de Redacción. Santa Lucía es mi patrona. De día me dedico a los videojuegos, por la noche hago callar a los débiles.
Nota Media Usuarios
0
0 Votos
Nota
Enviar
Tu nota
0
X
Ir a la barra de herramientas