Análisis Astria Ascending

Comprar en Wakkap

En la actualidad es increíblemente extraño encontrar grandes títulos del JRPG que consigan llamar la atención del público general más alla de las típicas sagas con un suficiente renombre como para no requerir de mayor publicidad. De toda esta falta de nuevas propuestas surgió el proyecto que tenemos hoy en entre manos desarrollado por Artisan Studios y Dear Villagers , quien desde su primera presentación con su impactante estilo visual consiguió cautivar al espectador.

¿Estaremos ante una de las joyas del género nipón en este competido año 2021? Pues no lo penséis más y acompañadnos en el análisis de uno de los títulos más esperados, Astria Ascending

Astria Ascending

PREDESTINADO A MORIR LUCHANDO

Astria Ascending ya desde el primer momento de su aventura comienza arriesgando y no precisamente para bien. Su trama nos sitúa a los ocho semidioses, cada uno pertenece a una raza o reino distinto de este particular universo donde todo esta regido en post de la Armonía. Cada una de las generaciones ostentará una serie de poderes que les convertirán en semidioses durante tres años hasta que llegue el momento de la Ascensión y llegue su momento de morir luchando. Por lo que nuestra labor consiste en mantener ese equilibrio entre reinos para evitar que sucumban en el caos.

Astria Ascending

Indudablemente la trama de Astria Ascending no es que deje mucho que desear sino que estamos ante uno de los peores trabajos del año y de toda la historia del género JRPG. Partiendo desde el inicio de ese grupo de ocho personajes donde en ninguna de las 30 horas de duración del videojuego se llegan a desarrollar sus personalidades, son completos desconocidos que sinceramente llegan a ser muy molestos. Si en la mayoría de títulos de este corte comenzamos con uno o máximo dos personajes para con posterioridad ir aumentando nuestro grupo está claro que es por algo y Astria Ascending es el ejemplo perfecto de porque está fórmula es la única que aporta seguridad a día de hoy.

Es una lastima esto que comento porque realmente los personajes tienen buenos trasfondos, historias interesantes que contarnos sobre su pasado pero la estructura es tan confusa y mal expuesta que acaba tirando todo el trabajo por la borda. Por no hablar de las misiones secundarias, las cuales ni merece la pena comentar porque ya el termino de “recadero” se le queda corto. Absolutamente NADA de aportación a la trama ni a las historias, un auténtico despropósito.

Los personajes de este videojuego carecen de alma, no tienen personalidad alguna en ningún momento de la historia la cual es completamente plana, predecible y no incita al jugador a querer seguir descubriendo más. Tremendamente decepcionado me hayo con un apartado que es la base para sostener un buen JRPG.

ASÍ ES COMO MUERE EL COMBATE POR TURNOS

Llegamos al apartado de la jugabilidad donde lo primero que llamó la atención de Astria Ascending es que apostaba por el tradicional combate por turnos además de su concepto 2D con el desplazamiento lateral. Voy a ir por partes y lo primero en lo que nos centraremos será en su combate como tal.

El videojuego ofrece una fórmula clásica donde iremos intercalando turnos con el enemigo sin ningún tipo de tiempo activo sino con esperas. La principal novedad es la introducción de un sistema de debilidades y fortalezas que en función de las mismas nos harán ganar o perder puntos de combate con los que podremos intensificar los ataques de nuestros personajes y el enemigo hacer lo propio. No resulta el combate más divertido del universo y esta especie de sistema a lo “Bravely Default” deja mucho que desear pero al menos da el pase y en algunos momentos resulta satisfactorio conforme vamos aumentando nuestro arsenal de movimientos.

Donde radican los principales problemas es la excesiva falta de grindeo que presenta el título a lo largo de su aventura en su dificultad normal debido a los excesivos jefes y picos de dificultad que se presentan sin previo aviso nunca mejor dicho y es algo que descubriréis si le acabáis dando una oportunidad al título.

Debido a esto deberemos teletransportarnos de forma continua a nuestra ciudad base para recargar los HP y los MP porque en cuanto encadenemos un par de batallas estos se desgastarán muy rápido. Esto no es problema del jugador ya que es el propio título el que pone puntos de viaje rápido y te permite realizar esta acción en todo momento porque es lo que tiene pensado.

Aunque no todo es negativo y debo recalcar que el sistema de trabajos y de árbol de habilidad si que me ha parecido exquisito tanto en lo visual como en la práctica, aportando un gran trasfondo a toda la personalización de nuestro plantel.

Pero si, lo bueno se queda solamente en eso y es el que diseño de los mapas y las mazmorras no tiene descripción alguna positiva. Están vacías, sin alma, únicamente intentan aportar algo de ingenio con los poderes que iremos recibiendo de los diferentes elementos para avanzar a ciertas zonas que si estarán bloqueadas aunque seamos semidioses y nos queden tres meses de vida; nunca subestiméis el poder de unas buenas ramas de roble.

El desarrollo de las mismas es avanzar, golpear una bola azul si queremos luchar y no congelarla y dar dos saltos para subir al piso de arriba y pasar por la siguiente puerta. Creo que es innecesario añadir lo tedioso que resulta esto, sobre todo cuando las ciudades son tan pequeñas y no tenemos nada que recorrer, todo el videojuego se basa en mazmorras.

Para no dejar esta sección con tan mal sabor de boca añadiré que el minijuego tradicional de cartas que tenemos en este título si que me ha gustado mucho y me ha parecido un soplo de aire fresco a la habitual por lo que ya que todo habitante de los reinos te deja desafiarle, no dudéis en dominar este entretenido pasatiempo.

NO ES ORO TODO LO QUE RELUCE

Astria Ascending más allá de por el equipo de trabajo que tenía detrás y algunos ilustres nombres de la industria, se había caracterizado por su impactante diseño gráfico y artístico en 2D. Sinceramente cuando estas a los mandos el resultado es aún mejor de lo esperado sobre todo en la versión de PS5 que es la que hemos jugado. Sin embargo esto parece que se ha limitado a la primera zona y en cuanto avanzamos en la aventura todo comienza a ir cuesta abajo con ciudades que apenas cuentan con un área, mazmorras directamente feas y sin ningún tipo de encanto en los fondos, con muy pocos detalles. Poco a poco ese impacto se va diluyendo como toda la aventura y no consigue remontar.

Por no hablar de la banda sonora la cual brilla por su ausencia en todas las zonas, en los enfrentamientos contra los jefes. No hay nada que le aporte una personalidad, una epicidad, algo que te haga recordar algún momento de esa aventura que estás viviendo.

Además debo recalcar que el título no está exento de problemas gráficos ya que en infinidad de ocasiones no he podido ver en pantalla las animaciones de los ataques de los enemigos, simplemente recibes el impacto y el bug se hace el protagonista. En otra ocasión por ejemplo el videojuego decidió eliminar a un miembro del plante y que jugará solamente con tres personajes, apareciendo como icono la protagonista con vida infinita. Por no hablar de los muchos diseños que se repiten, una vez hecha la raza, hecho el modelado para el resto debieron pensar en el estudio.

Al final como era de esperar no es oro todo lo que reluce y aunque la propuesta a nivel visual tiene muchas zonas espectaculares y que tiene mucho que ofrecer, el poco trabajo en las mazmorras y los fallos gráficos durante los combates desmerecen mucho el resultado final.

EL JRPG Y LOS JUGADORES MERECEN MÁS RESPETO

Como conclusión no se si ha podido quedar patente lo tremendamente decepcionado que he quedado con uno de los títulos más esperados del año y más aún siendo amante del JRPG. Un título que pretende captar la atención con su estética y su trabajo visual pero que falla estrepitosamente con las bases que hacen a un título del género grande y sobre todo que no trata el tiempo de los jugadores con el respeto que se merecen.

Estamos sin lugar a dudas ante uno de los peores títulos del año y una propuesta que no merece ser tenida en cuenta viendo la enorme calidad que ha tenido el género este 2021 con títulos en PS4 y PS5 como Atelier Ryza 2, Yakuza: Like a Dragon, NEO: TWEWY o el reciente Tales of Arise.

Good

  • El sistema de trabajos y el árbol de habilidades
  • El estilo artístico de las ciudades

Bad

  • Sus personajes son muy olvidables
  • La historia no tiene nada que ofrecer
  • Las mazmorras destruyen el trabajo artístico
  • Banda sonora inexistente
  • Fallos gráficos en los combates, excesivo grindeo, repetición de enemigos...
2.8

Horrible

Historia - 1
Jugabilidad - 5
Gráficos - 4
Sonido - 2
Innovación - 2
Con una llave espada bajo el brazo desde que tengo uso de razón. Desde entonces amante de PlayStation y de los JRPG.
Average User Rating
7.9
4 votes
Rate
Submit
Your Rating
0
X
Ir a la barra de herramientas