Análisis de Oninaki

Tokyo RPG Factory es un estudio fundado en 2014 por Square Enix dedicado exclusivamente al rol clásico. Son los creadores del magnífico I Am Setsuna (2016) y del decente Lost Sphear (2018), por lo que de primeras su nueva creación Oninaki, era bastante esperado por los amantes de los JRPG, y aunque la compañía ha intento sorprender, si que nos parece que se ha quedado un título con grandes ideas pero un poco descafeinado.

Os ponemos en situación, en el mundo de Oninaki tienen la creencia de que cuando alguien muere, se reencarnará en otra persona siempre y cuando los familiares, seres queridos o el propio fallecido no expresen sentimientos de pena, culpa, remordimiento o dolor.

Si por algún casual esos sentimientos se manifiestan durante un tiempo indefinido, el alma errante del muerto vagará por una dimensión paralela a la de los vivos llamada Beyond, y este se convertirá en lo que denominan, Perdido. El cual permanecerá ahí hasta que alguien consiga solucionar el problema, trabajo que esta destinado a Los Watchers.

Nosotros tomaremos el control de Kagachi, uno de estos Watchers, que se queda huérfano siendo tan solo un niño. Con él, recorreremos gran cantidad de escenarios mientras cumplimos diferentes tipos de misiones. Podremos incluso viajar entre dimensiones y adentrarnos en el Más Allá para continuar avanzando por el mapeado en caso de no poder hacerlo en el mundo de los vivos, aunque podrán matarnos de un solo golpe si no contamos con la visión correspondiente.

El primer gran cambio de Oninaki respecto a los anteriores juegos de Tokyo RPG Factory, es el sistema de combate, y es que pasamos del enfrentamiento por turnos al combate en tiempo real desde una vista superior. Para ayudarnos en las peleas podremos usar a los Daemons, los espíritus que posee Kagachi, para que os hagáis una idea no son como las típicas invocaciones que son momentáneas, sino que se quedarán a nuestro lado y tendrán distintas clases, unos estarán orientados a la fuerza, otros a la velocidad. Contarán con su propio árbol de habilidades y podremos alternar con hasta cuatro Daemons a la vez.

Esto da un poco de variedad a unos combates que pecan de ser repetitivos y desaprovechados, sobretodo al principio cuando tenemos pocas habilidades, pero básicamente tendremos que elegir al Daemon adecuado para cada jefe y esquivar.

El apartado gráfico, sin ser un derroche técnico, cumple su cometido, aunque es verdad que los escenarios están bastante desangelados, todo esta dibujado con una gran gama de colores y luminosidad que lo hacen muy llamativo. Los personajes no cuentan con mucho detalle, pero sí que gozan de buenas animaciones y bastante personalidad.

Por su parte el apartado sonoro acompaña bastante bien las secuencias y la acción aunque si que estando por medio Square Enix esperaba melodías más épicas y memorables, como nos tiene acostumbrados.El doblaje en japonés es bastante bueno pero, y aquí viene uno de los grandes peros, Oninaki no cuenta con textos en español y la verdad es que hay bastantes a lo largo de la aventura, por lo que echará para atrás a muchos jugadores.

Conclusión

Oninaki es un gran juego que mezcla muy buenas ideas tales como la reencarnación y la ayuda de los Daemons en los combates, pero se podría haber sacado mucho más partido a estos y hacer las batallas mucho más dinámicas y entretenidas, si a esto le sumamos los textos en inglés, los gráficos que cumplen pero no destacan y el sonido bastante plano, queda un título al que se le podía haber sacado mucho más, sobretodo viniendo de una compañía que tiene en su haber el espectacular I Am Setsuna.

Oninaki ya está a la venta y os recordamos que podéis descargaros la demo a través de la PS Store por si queréis probarlo antes de lanzaros a su compra.

Bueno

  • La personalización del protagonista con los Daemon.
  • La ambientación.
  • La historia está bien recreada.

Malo

  • Textos en inglés.
  • Al sistema de combate le falta más dinamismo.
  • Desarrollo repetitivo en mapas.
7.6

Bueno

Jugabilidad - 8
Sonido - 8
Innovación - 7.5
Gráficos - 7
Amante de los videojuegos desde que tengo uso de razón, empece en el mundillo con una atari y ya jamás me he podido separar de un mando.
Nota Media Usuarios
0
0 Votos
Nota
Enviar
Tu nota
0
X