Análisis de Death Stranding Director’s Cut

La magistral obra de Hideo Kojima merecía sin duda alguna el dar el salto a la nueva generación de PlayStation 5, y así lo ha hecho con Death Stranding Director’s Cut.

Personalmente, para mí se ha convertido en uno de esos juegos que borraría de mi mente para así disfrutarlo como el primer día. Death Stranding es una aventura única que se desarrolla en un mundo totalmente devastado y con una historia compleja que no estamos acostumbrados a ver en otros títulos de la industria.

Una experiencia llena de retos y aprendizajes

En esta obra de Kojima nos ponemos en la piel de Sam Porter Bridges, un porteador que tendrá como misión llevar una serie de cargas a los diferentes puntos de las United Cities of America, hasta conectarlos entre sí para volver a darle vida al devastado mundo.

Pero esto no será fácil, pues tendremos que prestar atención a la barra de resistencia de Sam a la hora de cargar los envíos. Cuanto más peso carguemos, más se limitarán nuestros movimientos. Por ello, será de vital importancia llevar herramientas que nos faciliten el transporte, además de colocar las cargas de la forma más equilibrada posible.

Conforme vayamos avanzando en la historia, se amplía nuestro abanico de opciones con nuevas herramientas para facilitar el transporte, como pueden ser motos (conocidas como trirruedas), coches y plataformas deslizantes, entre otras. Las dificultades no cesarán en esta compleja aventura, pues nuestros viajes pueden verse interrumpidos por dos tipos de enemigos. Por un lado, tendremos a los E.V., conocidos como ‘entes varados’ que aparecen con el declive y aunque estos son invisibles, podremos percibirlos con la ayuda de BB, que es el pequeño que lleva Sam en el interior de una cápsula. Y por otro lado tendremos a Mulas, grupos que asaltan a los porteadores para robarles toda la carga que lleven encima. Pero esto no acaba ahí, porque también disfrutaremos de enfrentamientos contra enemigos finales, que sin lugar a dudas se nos guardarán en la memoria.

A simple vista parece una tarea muy complicada, pero Death Stranding nos permitirá estar conectados con otros jugadores y usar sus construcciones y herramientas para facilitarnos aún más si cabe, el transporte de nuestras cargas.

No hay nueva versión sin sus añadidos

Ahora vamos a hablar de los numerosos añadidos que conforman la versión de Director’s Cut. Empezando por una galería de tiros, a la cual podremos acceder con Sam a través de nuestra sala privada. Este lugar se convierte en la zona perfecta para ponernos a prueba con nuestras armas y así tener una mayor efectividad de cara a enfrentarnos a MULAS o E.V.

Otro de los añadidos más divertidos y llamativos es el circuito de carreras de Fragile, donde podremos competir en una clasificación online o a contrarreloj con vehículos totalmente exclusivos.

Por otra parte, también contamos con la incorporación de numerosas opciones de personalización para nuestra mochila y misiones adicionales con hasta 8 nuevas piezas para nuestro exoesqueleto. Pero los añadidos no acaban aquí. Pues también podremos contar con nuevas estructuras, tal y como pudimos ver en el anuncio oficial de esta nueva versión de Death Stranding. Entre ellas se encuentran la mochila propulsora, una catapulta para lanzar cargas y una rampa para saltar con la trirrueda. Estas nuevas estructuras y añadidos facilitarán los transportes de las cargas, pero en ningún momento acaban con la esencia del juego, ya que estos son totalmente opcionales.

Hideo Kojima saca partido a las características de PlayStation 5

Esta novedosa versión de la obra de Hideo Kojima, aprovecha de forma sensacional todas las características de la consola de PlayStation 5. Si ya era un auténtico lujazo visual en PlayStation 4, ahora con resolución 4K y 60FPS junto con modo panorámico, luce de forma espectacular.

El escenario del juego se muestra recreado con el mismo motor que están usando en el desarrollo de Horizon II Forbidden West, Decima Engine. La banda sonora del juego y el doblaje se han mantenido, pero si mejorados con el Tempest Engine, para su sensacional efecto 3D.

Ahora vamos a hablar de una de las características que destaca notoriamente, el uso del DualSense. La vibración háptica del mando variará según el terreno que estemos cruzando con Sam. Sintiendo también todos y cada uno de sus pasos, al igual que los tropiezos y los golpes. Los gatillos adaptativos se centrarán en los brazos y la resistencia cambiará dependiendo del peso de la carga que llevemos. Además de ello, podremos escuchar los llantos del BB por el altavoz del propio DualSense y así calmarle utilizando el sensor de movimiento.

Y, para terminar, le hacemos especial mención a los tiempos de carga, los cuales son inexistentes gracias al SSD de la propia consola.

Conclusión:

Death Stranding Director’s Cut es la excusa perfecta para volver a disfrutar de la aclamada obra de Hideo Kojima. Sus numerosos añadidos y mejoras, hacen que esta experiencia sea aún más disfrutable de lo que ya lo fue en su primer lanzamiento en 2019. Contando con diversos easter eggs y otras cargas especiales, podremos descubrir guiños de grandes juegos. Lo más disfrutable sin duda alguna son las funciones del DualSense, que hacen que la experiencia se sienta de forma aún más realista.

 

Bueno

  • Historia arriesgada, compleja e interesante
  • Añadidos muy útiles
  • Buen uso de las capacidades del DualSense

Malo

  • Sus novedades no aportan demasiado a la historia del juego
8.8

Estupendo

Gráficos - 9
Sonidos - 9
Innovación - 8
Jugabilidad - 9
Nota Media Usuarios
0
0 Votos
Nota
Enviar
Tu nota
0
X
Ir a la barra de herramientas