Análisis de Saints Row: The Third Remastered

Saints Row: The Third es un juego ya por muchos conocido debido a la gran cantidad de veces que ha sido lanzado en varias consolas, y en esta ocasión nos llega de nuevo con una remasterización para aprovechar la actual generación y asi poder mejorar lo que es ya todo un clásico de los videojuegos.

En esta ocasión nos encontramos con el juego y todos los DLC lanzados, que os podemos asegurar que no fueron pocos, y es de agradecer tenerlos todos juntos, lo que nos asegura que no nos vamos a perder absolutamente nada de lo que incluía el juego y, por lo tanto decenas de hora para disfrutar.

El videojuego comienza dejándonos claro que el humor va a estar muy presente a lo largo de toda la historia, y en algunas ocasiones puede resultar algo absurdo, pero es el encanto que tiene la saga pues no se llega a tomar prácticamente nunca en serio así mismo y es algo que buscan los jugadores cuando se ponen al mando para disfrutar de este juego.

 

Como sabemos, nos ofrece un gran mundo abierto en el que podemos tomar cualquier vehículo, y cuando decimos cualquiera no es una forma de hablar pues si se nos apetece tomaremos hasta una escoba para poder salir volando y explorar toda la ciudad disponible. El mapa nos presenta varios edificios para poder adquirir y así aumentar nuestro control en la zona, pero no solo eso, sino numerosas misiones alternativas como las peleas de bandas. A pesar de esto en ocasiones notamos como el mapa se nos muestra algo vacío, en especial cuando vamos conduciendo pues en muchas ocasiones observamos un número bastante bajo de vehículos.

La estructura de las misiones es bastante simple, pues tendremos que usar el móvil para elegir que misión es la que queremos iniciar y así, tras una pequeña conversación, nos aparece en el mapa señalado nuestro próximo destino. En la mayoría de ellas nos tocará ir a algún lugar para comenzar un tiroteo, escapar de una persecución o detener a alguien. Pero esto no quiere decir que se haga repetitivo, pues nos ofrece tanta libertad para elegir como avanzar, ya sea a tiros o a base de «violencia testicular» que cada misión parece una nueva oportunidad de disfrutar de todo lo que está a nuestro alcance.

En cuanto al apartado gráfico, algo importante en esta ocasión pues se trata de una remasterización, nos encontramos ante un buen trabajo y bastante sólido, pues en todas las horas disfrutadas no hemos sufrido ningún bajón de frame (jugado en PS4 Pro) ni siquiera cuando varias explosiones y personajes hacen acto de presencia, pero si que es cierto que en muchas ocasiones el popping hace acto de presencia pero sin llegar a ser molesto en ningún caso.

En el apartado jugable nos encontramos ante un juego con unos controles que se nos hacen un tanto extraños, al menos los que vienen de forma predeterminada al iniciar la partida, pues no son muy comunes a los encontrados en otros juegos con los que comparte temática, pero a los que llegaremos a dominar durante la gran cantidad de horas que nos ofrece el videojuego llegando a ser muy divertido, y más aún si recordamos que nos presenta la oportunidad de jugarlo en modo cooperativo.

Las melodías que se nos presentan son canciones de todo tipo, desde música clásica hasta reguetón, y esto es posible gracias a las distintas emisoras de radio y que a pesar de ser temas algo antiguos, se siguen disfrutando y son un muy buen acompañamiento en nuestras misiones o en los ratos de conducción.

Para terminar, recalcar que estamos ante el regreso de un juego que se ha convertido prácticamente en uno de culto para seguir haciéndonos disfrutar casi como la primera vez que lo probamos, por lo que se convierte en una muy buena opción para disfrutarlo también con amigos ahora que nos llega con unos gráficos actualizados y con todos los dlc lanzados previamente.

 

Bueno

  • La duración
  • Diversión tanto en solitario como con amigos

Malo

  • La ciudad queda algo vacía
  • Popping demasiado presente
7.5

Bueno

Jugabilidad - 8
Sonido - 8
Innovación - 7
Gráficos - 7
Avatar
Jugador asiduo, creo que lo hago incluso en sueños, por lo que podría decirse que es algo que me apasiona.
Nota Media Usuarios
0
0 Votos
Nota
Enviar
Tu nota
0
X
Ir a la barra de herramientas