Análisis: Nexomon Extinction

Una aventura que ha sabido emular y darle personalidad a una franquicia querida por los jugadores

Muchos han sido los que han intentado emular el gran éxito obtenido, o por lo menos la experiencia, que logró Nintendo con Pokémon y hoy os dejamos el análisis del último intento en la industria para PlayStation 4. Y es que Nexomon: Extinction busca emular la fórmula con un corazón propio y dónde el lema “atrapálos a todos” cobra más sentido que nunca. Es un título que antes de entrar a ver el análisis debo decir que no esconde su amor por Pokémon, rompe la cuarta pared para darnos toques de humor y a su vez introduce una historia oscura que podrá recordarnos a ciertos proyectos de fans que han intentado darle un punto más a la querida franquicia de Nintendo.

Tras lo anterior ahora si que toca adentrarnos en el análisis. El juego como siempre nos permitirá elegir nuestro nombre y género además del modelo, aunque los cambios son simplemente estéticos y tras esto… empieza nuestra historia. El mundo parece haber al borde de la destrucción debido al poder de un Tyrant, un nexomon poderoso con mas inteligencia que el resto. Enfrente de el un grupo de Domadores de Nexomon abatidos que maldicen a un personaje por abandonarles y que conoceremos más adelante. La historia nos cuenta que el mundo estaba habitado por humanos y nexomon conviviendo en armonía hasta que el Tyrant antes mencionado, Omnicron, se convierte en el Rey de los mismos e intenta acabar con los humanos quienes luchan con el gracias a la ayuda de sus propios nexomons.

Pero todo esto ha pasado hace mucho tiempo y la gente apenas recuerda que sucedió en esa época. Ahora con el trono vacío de los nexomon son los Tyrants restantes los que buscan hacerse con él y para ello los humanos siguen convirtiéndose en Domadores del Gremio, entrenan a sus nexomon y luchan contra los Tyrants para acabar con la guerra sin fin que están viviendo. Nuestro personaje, un joven huérfano, va a convertirse en Domador del Gremio y para ello debe hacerse con un primer nexomon. Acompañado de sus amigos se adentra en el bosque y de repente es atacado por un Dragón y salvado por un antiguo guerrero. Esta especie de criaturas se diferencia de los nexomon ya que están preparadas para luchar contra los Tyrants y dejan en paz a los humanos. Una experiencia que nos indica que somos bastante especiales y que todo, a partir de ese día, empezará a cambiar para nosotros. Una aventura dónde deberemos capturar a todos los nexomons que nos encontremos, los hagamos evolucionar, dónde deberemos conocer que papel jugamos en la historia y parar la guerra que asola a la raza humana. Para ello contaremos con la ayuda de varios personajes durante la historia que nos irán transmitiendo los conocimientos necesarios para cumplir con nuestro destino. Un destino asociado con los Tyrants y sobretodo con uno muy especial y por el que podremos llegar a ser marginados ya que se ven como criaturas violentas que deben exterminarse.

El juego cuenta con la historia principal pero también con un montón de misiones secundarias, llamadas Aventuras, que nos permitirán obtener jugosas recompensas. Entre ellas destacan las cúpulas del tesoro o las misiones de intercambio. Esto ha sido una parte interesante durante nuestro análisis porque como veremos más a continuación la jugabilidad se beneficiará de esto tanto en la captura de nexomon como en el sistema de combate que será el protagonista de la aventura.

Durante dichas misiones opcionales podremos obtener Silbatos Elementales con los que las nexotrampas aumentarán su porcentaje de acierto para las capturas. Unas capturas que también se verán beneficiadas por el alimento que les demos a los nexomon, el estado alterado que se encuentren, el cansancio (barra de vida al mínimo) y el tipo de nexotrampa que utilicemos. Todo esto se une además a que el equipo que ha desarrollado el juego ha introducido un minijuego para el momento de la captura dónde deberemos usar los símbolos para aumentar el porcentaje, un elemento que me ha encantado durante el análisis y que suple a esos intentos de pulsar A y B rápido en la Gameboy creyendo que aumentaba la captura.

A su vez el juego cuenta con un sistema de combate calcado, en este caso sí a la franquicia de Nintendo. Es cierto que intentan introducir nuevos tipos de nexomons, nuevos ataques, criaturas… pero contaremos con que cada nexomon contará con solo 4 ataques que podremos cambiar a medida que suben de nivel. Llegados a ciertos niveles, dependiendo de su rareza, estos evolucionarán a formas más poderosas. Debo decir que los modelajes son bastante interesantes y que el no contar con nexomon iniciales permite que podamos capturar a las más de 380 criaturas que estarán disponibles en el juego. Por desgracia nuestra “Base de Datos” no nos dará información necesaria para poder localizarlos. Cabe destacar la introducción de los llamados Núcleos que permitirán obtener ventajas a nuestras criaturas y que podremos intercambiar siempre que queramos. Por desgracia y a su favor el juego se olvida de las famosas MT y gracias a las WarpStone podremos viajar a las diferentes localizaciones del mundo. Además podremos usar un pico para romper ciertas rocas y obtener las esquirlas. También contaremos con centros de curación para nexomon, tiendas dónde podremos comprar lo necesario para progresar.

Y siguiendo con el combate y la exploración el juego no nos limita, es decir, podremos repetir los combates con los domadores que nos encontremos durante la aventura y cada vez serán más poderosos. Una gran forma de aumentar la experiencia de nuestros nexomon además de ver las formas evolucionadas de muchos de los nexomon que nos encontramos al principio. Pero tiene otra pega el juego… y es que a pesar de ser una aventura rejugable en este punto por desgracia los combates están desequilibrados demasiado. El balanceo de las estadísticas de daño y demás no considero que sea el más adecuado y no será en pocas ocasiones dónde nuestro primer Nexomon será el salvador por ser el más poderoso de nuestro grupo, a pesar de ser el resto más competentes. Y es que unos pocos niveles por encima y teniendo elemento inferior al nuestro podemos despedirnos de la victoria.

Gráficamente el juego cuenta en muchas ocasiones con unas ilustraciones impresionantes y que realmente me han encantado. El diseño de personajes es bastante variado, aunque no contamos con las míticas introducciones antes del combate dónde vemos a los entrenadores lanzando a sus criaturas. Los diferentes territorios son interesantes y las localizaciones de los objetos clave cumplen su función y a medida que avanza la historia adquieren más importancia. Por otro lado la banda sonora cumple con su objetivo de meternos tensión cuando la necesita, adecuarse al terreno dónde nos encontramos o dar momentos cómicos. El juego cuenta con los textos traducidos al castellano y en muchas ocasiones rompen con la cuarta pared para meterse con los propios desarrolladores o interactuar con nosotros de manera indirecta.

Conclusión

Nexomon: Extinction es una gran apuesta para aquellos que queríamos una aventura como la de la franquicia de Pokémon pero estábamos “limitados” por la plataforma. Ha sido un análisis que realmente he disfrutado como fan del manganime y que ha sabido emular, que no copiar, los elementos característicos salvo el sistema de combate, que no se puede salvo introducir pequeños cambios. La pega que tiene puede ser el balanceo de los diferentes nexomon y sus habilidades

Bueno

  • El mundo creado para la ocasión
  • Su estética y el uso de las ilustraciones
  • La cantidad de nexomons y sus diferentes modelos
  • Una historia que sabe ser seria y además darle sentido del humor para hacerla diferente

Malo

  • El balancelo del sistema de combate es algo que debe mejorar
  • No contamos con un mapeado para poder guiarnos en el mundo y así poder planear nuestra búsqueda
8.3

Estupendo

Jugabilidad - 9
Sonido - 7.5
Innovación - 8
Gráficos - 8.5
Jefe de comunicación., Amante de los animales y los videojuegos. En ocasiones trabajo aquí.
Nota Media Usuarios
9.7
1 Voto
Nota
Enviar
Tu nota
0
X
Ir a la barra de herramientas