Análisis de Falcon Age

La vinculación de las personas y los animales es algo que hemos podido ver en diferentes videojuegos. Es inevitable pensar en estos casos en las últimas obras del Team ICO, tanto en Shadow of the Colossus, como The Last Guardian, nuestro protagonista va simplemente acompañado de un animal, en el primero es su caballo, Agro y en el segundo, Trico, una extraña criatura con características propias de diferentes animales. Es sobre todo en este último donde el protagonismo del juego recae más sobre la relación y cooperación entre los dos personajes que directamente sobre alguno de ellos. Es evidente que Outer Loop Games, busca con Falcon Age lograr este vínculo tan especial que Fumito Ueda consiguió crear en su última obra, así que alcemos el vuelo y veamos si consigue su objetivo.

NOTA: Falcon Age es completamente disfrutable tanto en Realidad Virtual como en su versión básica, por nuestra parte hemos elegido la primera forma de jugarlo, ya que creemos que es la mejor para disfrutar de la experiencia.

Ambas historias comienzan de forma similar, nuestro personaje se encuentra cautivo. Por una serie de circunstancias nuestro personaje, Ara, y su halcón acaban uniendo fuerzas para escapar del lugar. Tras esto, nos unimos a la resistencia, para luchar con las fuerzas colonizadoras que nos tenían cautiva y cuyo objetivo es la explotación de los recursos naturales de nuestra tierra.

Tras un par de escenas, el juego nos sitúa varios meses más adelante en el tiempo, pasando nuestro halcón de ser una cría a un ave bastante imponente para nuestros rivales. Aunque el juego, con una serie de mecánicas que comentaremos a continuación, sí consigue que te encariñes con tu compañero y que sientas que sin él no podrías concluir tu aventura, he echado en falta el periodo de crecimiento del animal, ya que creo que es en esta etapa dónde se consigue crear un vínculo más fuerte.

Por lo demás la historia es bastante simple en su desarrollo, tanto a la hora de ser contada como en el propio desarrollo de las misiones. De igual forma no es algo que reste al juego ya que, aunque como digo, sin innovar en nada, busca dar un mensaje bastante importante en los días que corren; la defensa de la naturaleza y como una sobreexplotación de la misma no hace más que perjudicar a los habitantes del lugar.

Falcon Age

Tras comentar un poco la historia, que tal vez sea el punto más flojo del juego, pasemos a las mecánicas. Todas las acciones que nos propone el juego necesitan de nuestro halcón para ser completadas, tanto la recolección de recursos, como el combate, no podrán ser completadas sin la ayuda de nuestro compañero. Aunque podamos recoger algunos frutos por nosotros mismos, la mayoría estarán fuera de nuestro alcance, por lo que el ave tendrá que volar a recogerlos, al igual que tendrá que usar su velocidad para alcanzar a los animales y así obtener sus recursos. Recoger estos elementos será necesario para cocinar distintas comidas que dar a nuestra ave para que se recupere de las heridas del combate. Como decimos, una tarea casi exclusiva del halcón.

En cambio, el combate es diferente, ya que requiere de una acción conjunta tanto de nuestra parte como del ave para completarlo. Para derrotar algunos enemigos nuestro compañero tendrá que aguantarlos para así poder golpear sus puntos débiles, así como activar palancas que cierren ciertos puntos de reaparición de enemigos, no podrá hacerlo todo sin nuestra ayuda. Normalmente las zonas enemigas tienen unas torretas aéreas que atacarán todo lo que sobrevuele el lugar. Será entonces cuando nosotros tengamos que acudir a estas torretas para desactivarlas. Si no lo hemos hecho el halcón vendrá herido a nosotros y será en ese momento cuando tengamos que curarle sus heridas y darle de comer para que recupere su salud.

Para curarlo tendremos que levantar nuestra mano izquierda, así acudirá a nuestro brazo y con la mano derecha podremos realizar las acciones que correspondan en cada momento. Fuera de combate podremos realizar esta misma acción para que nuestro amigo venga a nosotros y es esta interacción la que hace que sintamos más unión con el ave. Para el combate o la recolección de recursos interaccionamos con él porque era necesario, en cambio llamarlo para acariciarlo, cambiarle ciertos elementos de personalización, juguetear con él o llevarlo en el brazo para que nos haga compañía mientras vamos a las diferentes localizaciones lo hacemos por gusto, por ver las diferentes reacciones del animal y porque sentimos que realmente es nuestro compañero en este viaje.

Otro de los puntos importantes a destacar del juego es la interacción de Ara con los objetos, ya que es algo que Falcon Age hace bastante bien. Una de las cosas que me gusta probar es, cuando juego en Realidad Virtual, lanzar los objetos, aunque no tenga sentido por el contexto, simplemente por ver cómo reaccionan. Nada más empezar el juego disponemos de una máquina expendedora de comida en forma de bolas. Aproveché ese momento para lanzar una de estas bolas y reaccionó casi a la perfección según la dirección y fuerza que utilicé en el momento. Además de estas bolas, el movimiento y la interacción se siente de una forma excelente con nuestra arma, una especie de porra eléctrica. A la hora de golpear unos tablones que bloquean algunos lugares o a los propios enemigos, la dirección y el golpe se nota como si lo estuvieras dando realmente, por lo que consigue una inmersión realmente buena en este sentido.

Finalmente solo nos queda tratar los aspectos técnicos del juego. Gráficamente es un juego bastante bonito, un estilo de dibujos animados con el que se ven favorecidas sus superficies y texturas, planas la mayoría, pero adecuadas para la situación. Además de una paleta de colores bastante adecuadas para la zona desértica en la que se localiza el juego, pero un poco monótona tal vez, alguna pequeña zona con un ambiente distinto habría servido para desconectar un poco de los tonos naranjas y rojizos que vemos casi todo el tiempo.

Por otro lado, el sonido se une a la historia como uno de los puntos flacos del juego. Una banda sonora que acompaña, pero que no destaca como debería en ciertos puntos, y que los personajes cuando hablan pronuncian algunas frases y otras no hacen que el sonido en Falcon Age sea mejorable.

Conclusiones

A pesar de sus fallos Falcon Age tiene muchos puntos positivos que hacen que sea un título bastante disfrutable, sobre todo porque al no ser muy largo, en 5 – 6 horas se puede completar perfectamente, hace que disfrutemos más de lo bueno del título a que nos paremos en lo negativo del mismo. Además a un precio de 19,99 €, que se adecúa bastante al resultado que termina ofreciendo.

Bueno

  • La interacción con el halcón.
  • El apartado artístico.
  • Como reaccionan los objetos ante nosotros.

Malo

  • El sonido queda un poco flojo.
  • La historia, se echa de menos el periodo de crecimiento del ave.
7

Bueno

Jugabilidad - 7
Sonido - 6
Innovación - 7
Gráficos - 8
Nota Media Usuarios
0
0 Votos
Nota
Enviar
Tu nota
0
X