Análisis: Car Mechanic Simulator

¡Es hora de ponernos el mono de trabajo!

PlayWay nos ha traído recientemente, el pasado 25 de junio, uno de sus simuladores para PlayStation 4 y la verdad es que nos ha sorprendido bastante. Desde TuPlayStation os traemos el análisis de Car Mechanic Simulator una experiencia que nos lleva un taller de coches a nuestras consolas.

El juego no cuenta con un modo historia como tal sino que deberemos ir creciendo en nuestro taller a medida que arreglamos coches. Si que se nos da un breve tutorial que nos muestra algunas de las herramientas que nos encontraremos en el «taller final» pero poco más. El resto será nuestra pericia como mecáncos… y en nuestro caso no había sido así. Para empezar debemos destacar que es muy raro que veamos este tipo de juegos en consolas. Suelen estar más centrados en PC como los Flight Simulator o en el caso de consolas el Farming pero nunca algo tan técnico como este tipo de juegos de mecánicos.

El juego nos ofrece una experiencia completa de mecánicos, al principio en un taller pequeño, y también como en los programas de restauración y ventas de coches que últimamente llenan la parrilla de la televisión.  Pero… ¿como funciona el juego? Para empezar tendremos la opción de elegir una partida normal. En esta iremos avanzando a medida que arreglamos coches. Para ello contaremos con un taller pequeño, unas herramientas que van desde el compresor de piezas; elevador; depósito de aceite; ordenador y un teléfono para escoger los encargos. No os asustéis ya que podremos pasar de muchos de nuestros encargos y centrarnos en los que queramos. Si que es cierto que a medida que consigamos experiencia los coches que arreglemos, que nos traerán una explicación de sus fallos, irán trayendo cada vez más y más desperfectos. A medida que arreglemos estos coches, como hemos mencionado, aumentará la dificultad pero ganaremos puntos de experiencia que nos permitirá mejorar habilidades o ampliar las prestaciones del taller. Entre ellas podremos desbloquear nuevas herramientas de diagnóstico o habilidades como el escaneo instantáneo de piezas.

La mecánica del arreglo de coches es sencilla y nos pondrá en la piel de un auténtico mecánico. Cogemos el encargo, trasladamos el coche al elevador, seleccionamos una zona que deseamos arreglar tras leer la descripción y empezamos a desmontar. ¿Cómo sabemos que piezas pueden estar fallando? El propietario nos puede haber indicado dónde puede estar el problema y ya lo tengamos identificadas las piezas o puede que sean desconocidas. En una de mis ocasiones durante el análisis la descripción era la siguiente: «estaba yendo por la carretera y no me percaté del bache. El coche hace ruido creo que el motor pierde potencia y hace un ruido muy raro». Tras media hora de examen y desmontaje del motor el fallo venía del radiador. Fallo mio durante el análisis pero que os puede condenar a un buen rato buscando la solución influidos por la descripción… vigilad las partes corroídas por el óxido completamente y sabréis cual están en mal estado.

El juego será básicamente en un cambiar de piezas. Deberemos quitar y reponer, en el caso de las ruedas con el mismo radio… por lo que tendremos que observar muy bien las características de la pieza en cuestión. El juego te permite crear una lista digital de las piezas pero en nuestro caso hemos tirado del soporte físico con un lápiz y papel siendo algo más rápido sobretodo cuándo adquiramos cierta mejora tecnológica. Pero aquí esta la gracia del juego la experiencia. Nos tendremos que mover si o si por todo el taller. Y si tenemos beneficios… ¿Qué mejor para invertirlo que en un coche arruinado para después venderlo por una millonada? Porque tendremos la posibilidad de ir a concesionarios o a depósitos abandonados para adquirir coches antiguos para restaurarlos.

También algunos diagnósticos nos obligarán a salir a la calle con el coche en cuestión para realizar una serie de pruebas de aceleración, eslalon, suspensión y frenado para ver que piezas puedan estar dañadas. Pero esto se verá mejorado gracias a los puntos de experiencia obtenidos para un total de 38 mejoras en 50 niveles disponibles. Podremos llegar a tener nuestro taller de ensueño para hacer nuestra magia.

El montaje y desmontaje de piezas es bastante sencillo y podremos elegir si tener una guía para observar las piezas dañadas. Además contaremos con un espectro dónde a medida que montamos las piezas podemos ver dónde se coloca la siguiente. En este aspecto se hemos echado en falta durante el análisis la posibilidad de disfrutarlo en PlayStation VR ya que se le nota que hubiera sido increíble poder meter la cabeza dentro del coche y observar sus problemas de verdad.

Los diferentes modos de juego son una evolución del modo normal que antes os hemos mencionado. El modo Sandbox nos llevará a tener el máximo nivel posible y $900.000.000 con todo el escenario desbloqueado. El modo experto es una evolución del normal sin ayuda de ningún tipo. Lo bueno de este juego es la cantidad de contenido del que dispone que va desde 46 modelos de coches diferentes, más de 500 piezas de los vehículos y eso sin contar llantas, carrocerías… un paraíso para los amantes del motor y todavía nos ha quedado mucho por explorar durante el análisis.

Pero no todo es color de rosas. Este juego hay que echarle muchísimas horas para poder desbloquear todo en el modo normal. Y en el apartado gráfico se nota que el mayor cuidado que se ha dado son en las mismas piezas de los vehículos. Por lo demás goza de un menor cuidado salvo por el taller. Las localizaciones como las afueras del concesionario, el control del coche en las zonas de pruebas, los cobertizos… pueden llegar a ser decepcionantes si lo comparamos con el cuidado a las piezas.

En el caso del apartado sonoro los efectos son más que correctos pero la posibilidad que ofrece de elegir tu música en la radio hace más amena la monotonía que podemos sufrir de tener que desmontar y montar piezas algo que hemos agradecido durante el análisis.

Conclusión

Car Mechanic Simulator nos ofrece una experiencia completamente distinta a lo vivido anteriormente. Estamos ante un simulador por lo que no es recomendable para todo el mundo ya que puede resultar monótono completamente. Pero si se analiza como su objetivo que es ser didáctico la verdad es que lo cumple con creces. Como hemos comentado al principio no soy muy asiduo al mundo del motor y más de los simuladores pero lo cierto es que me ha resultado la mar de entretenido el juego en sí. La posibilidad de montar y desmontar un motor para descubrir que le sucede ha conseguido esperar que se me averíe el mio propio para intentar arreglarlo… o mejor dicho dejarlo en el desguace.

Bueno

  • La recreación de las piezas y la experiencia
  • Bastante intuitivo y accesible para todos los jugadores
  • El sabor que se te queda al arreglar un coche complicado

Malo

  • La falta de más vehículos
  • Algunos elementos gráficos se ven algo descuidados
  • PlayStation VR le hubiera venido perfecto
7.9

Bueno

Jugabilidad - 8.5
Sonido - 7.5
Innovación - 8.5
Gráficos - 7
Nota Media Usuarios
0
0 Votos
Nota
Enviar
Tu nota
0
X