Análisis de Legend Of Mana

Análisis de Legend Of Mana

Muchos son los juegos que por desgracia no pudimos jugar en su momento pero que ahora tenemos la suerte de realizar sus análisis tras sus remasterizaciones o remakes que los traen a las actuales consolas. Estos juegos en muchas ocasiones no nos llegan o no tenemos la oportunidad de disfrutarlos porque no llegan a nuestro territorio o por la barrera del idioma. En el caso de Legend Of Mana, el cuál salió en 1999 en PlayStation, no nos llegó a Europa y ahora lo hace con textos en castellano.

Dentro de la franquicia Maná en esta ocasión, como en otras entregas, deberemos volver a revitalizar el Árbol de Maná mientras exploramos su mundo y conseguimos los instrumentos y artefactos que mantienen viva la esencia del árbol cuando desapareció. Un viaje que comienza de una manera muy simple: colocando nuestra casa en un primer recuadro sobre la que se crearán los diversos escenarios y misiones que deberemos completar al igual que los artefactos correspondientes.

Un método bastante curioso y liante al principio para los jugadores pero que con el paso del tiempo entenderemos todos sus secretos. Por poner un ejemplo en cada artefacto nos encontraremos una serie de espíritus elementales que dependiendo de como los coloquemos pueden complementarse, anularse entre sí o incluso alterar los escenarios y misiones cuando nos vayamos a enfrentarlas. Una decisión que sirve para poder «crear nuestra propia historia» o personalizando nuestros desafíos para así abrir nuevos caminos o misiones. Bien es cierto que en cuánto a las misiones son bastante cortas pero mantienen la esencia del original, que fomentado por la traducción nos hace más atractiva la aventura.

Pero el punto negativo del argumento, manteniéndose desde el original, es que no contamos con una historia o una explicación concreta de que camino hay que seguir sino que los jugadores deberemos ir averiguándolo mediante nuestra curiosidad. Por suerte en esta ocasión contamos con la oportunidad de guardar la partida cuando queramos sin necesidad de tener que acudir a las estatuaas que se encargaban de ello en el original.

En relación a la jugabilidad deberemos tener en cuenta nuestro equipamiento, las creaciones que vayamos realizando e incluso las mascotas que vayamos llevando a nuestra casa. Este último punto puede ser uno de los más curiosos porque nos pueden llegar a dar la sensación de que las estamos criando y haciéndolas evolucionar para después que nos ayuden en combate. Pero al igual que antes mencionábamos un punto negativo en el análisis ahora debemos mencionar un punto positivo: y es la posibilidad de jugar con un segundo jugador de manera local.

Este punto lo veremos en los combates a tiempo real dónde veremos que la partida adquiere su mayor gracia. A medida que vayamos avanzando en el juego y adquiriendo experiencia podremos desbloquear nuevas habilidades para potenciar a nuestro personaje. Eso sí tendrá un importante aspecto estratégico a la hora de enfrentarnos a los desafíos que nos llegarán. Por desgracia contamos con un handicap por así decirlo que nos hace vivir sin tensión la aventura, más bien dos. El primero de ellos es que tras el combate restableceremos la vida al 100% y el segundo que los jefes no suponen un gran desafío aunque son impresionantes en su diseño. 

Gráficamente se ha apostado por mantener la esencia del juego original por lo que los jugadores podremos vivir el juego como si fuera 1999 pero en pantallas muchos más grandes y de mejor calidad. A pesar de contar con esos pixelados y animaciones de la era de los 16bits se mantiene bastante bien aunque puede chocar con nuestros estándares actuales. Pero el punto más fuerte del juego, o por lo menos así nos lo hace pensar en nuestro análisis, viene dado por su apartado sonoro el cual podremos disfrutar en su versión original o remezclada contando con una «gramola» para poder escucharlas cuando queramos.

Conclusión

Legend Of Mana es una de esas aventuras que pudimos echar de menos en su momento y que ahora por nostalgia nos invitan a vivir su época en este momento. El juego mantiene la esencia del original y llega traducido al castellano por lo que la barrera del idioma y el territorio se ha eliminado por fortuna. Eso sí, puede resultar algo complicado o lioso al principio, como nos ha sucedido durante el análisis, por su planteamiento. A pesar de ello el  juego es muy disfrutable y recomendable para los amantes del rol.

Jefe de comunicación., Amante de los animales y los videojuegos. En ocasiones trabajo aquí.
X
Ir a la barra de herramientas