Recordando Hitman 2: Silent Assassin

Hitman 2: Silent Assassin

Hoy os traigo el primer reportaje para esta sección nostálgica. Donde hablaremos de aquellos videojuegos retro que nos acompañaron, a muchos de nosotros, desde pequeños hace muchos años. Esas joyas que creemos que los más jóvenes de ahora deberían conocer. Empezaremos aprovechando el lanzamiento de Hitman 3, el 20 de este mes, para hablar de su anterior entrega. Os dejamos en el Recordando Hitman 2: Silent Assassin.

Los juegos de acción se han ido diversificando desde el clásico videojuego en dos dimensiones de matar, videojuegos en tercera persona o los llamados videojuegos de “acción táctica”. Estos últimos introdujeron el sigilo como parte importante de la jugabilidad y la trama. Combinando estos tres estilos y uniéndolas en un mismo título, nació Hitman. Y con él Hitman 2: Silent Assassin, la segunda entrega de la saga, que vió la luz el noviembre del año 2002 para PlayStation 2, entre otras plataformas.

Pese a contar con una muy buena jugabilidad y calidad técnica, Hitman pasó casi desapercibido. Aún así Eidos volvió a la carga con esta segunda entrega Hitman 2: Silent Assassin, recibiendo buenas críticas en todo el mundo.

Tras todo lo sucedido en el anterior título, nuestro asesino favorito se retira a una iglesia en Sicilia, lejos del mundanal ruido y acompañado por su guía espiritual. Un cura que pronto será secuestrado por la mafia debido a los rumores que aseguran que el Agente 47 posee una enorme fortuna. Para salvarle encarnamos a Mr. 47 y contactamos con nuestra antigua agencia, que nos ayudará a encontrar a nuestro querido anfitrión. Colaborando con la agencia, en numerosas misiones de asesinatos, visitamos medio mundo y, de paso, evitamos de diferentes maneras la inestabilidad política del planeta.

Matar es nuestro trabajo, y tenemos que hacerlo bien. Hitman 2: Silent Assassin nos da la posibilidad de elegir entre acción o sigilo, pero esa no es la única libertad que nos ofrece el título. Gracias a esa libertad podemos pasarnos el videojuego, como mínimo, de dos formas distintas eligiendo cómo afrontar cada misión. Una vez pasado el juego podemos volver a jugarlo y probar cosas nuevas. Descubrir nuevas formas de asesinar, de actuar, lo que le convierte en un juego de duración más que considerable. Todo esto en conjunto hace que el juego no se haga repetitivo en ningún momento.

Vamos avanzando, y con ello, recogiendo todas aquellas armas que vayan dejando caer los enemigos abatidos y podremos hacer uso de ellas. También podemos recoger el “kit” que nos dejará escondido la agencia, siempre cerca del lugar donde empezamos a jugar. Este pack de armas está compuesto por diferentes dispositivos, entre ellos explosivos que debemos usar en momentos concretos de cada misión.

Encontramos desde cuchillos, pasando por rifles y escopetas, hasta ballestas. El arma más simple la encontramos en un hilo fino que va siempre con nosotros, como podéis adivinar, para estrangular de la forma más silenciosa. Y es que en Hitman podemos ser unos artistas en el arte de matar si nos lo proponemos.

Hitman 2: Silent Assassin

Como conclusión, para ir terminando con este primer reportaje, Hitman 2: Silent Assassin es un videojuego al que darle una oportunidad si eres amante el sigilo. Si te gusta probar diferentes armas, y te diviertes asesinando en los videojuegos, este es tu juego.

La muerte espera.

Deja un comentario

X
Ir a la barra de herramientas