Esta semana recordamos… Final Fantasy VI

Final Fantasy VI

ESTA SEMANA RECORDAMOS… FINAL FANTASY VI

Llega una nueva semana a la sección más nostálgica y aprovechando los rumores sobre la llegada del próximo Final Fantasy XVI, he pensado que sería buena idea recordar uno de los mejores títulos de la franquicia, el que para muchos es, el mejor videojuego de la historia, estoy hablando del grandioso Final Fantasy VI.

Final Fantasy VI

(Este homenaje contendrá pequeños fragmentos del argumento de la obra que pueden ser considerados como spoiler, absteneros todos aquellos interesados en jugarlo por primera vez)

Final Fantasy VI, un juego que con tan solo nombrarlo se me eriza la piel, un título que sentó las bases de lo que conocemos hoy como Final Fantasy y que fue el verdadero pionero para la franquicia y no la séptima entrega, pero eso da para un largo debate. El título desarrollado por la antigua «SquareSoft» salió al mercado para SuperNintendo allá por 1994, pero no sería hasta 1999 tras el divorcio de Square con Nintendo cuando saldría esta entrega para PlayStation, algo que también da para una charla distendida de la que hablaremos en el futuro.

Una vez que llegó y pudimos catarlo, nos dimos cuenta de que muchos de los elementos que amamos en los títulos de la franquicia que todos conocemos, fueron introducidos por este videojuego, que incluso con las limitaciones de la época, supo establecer una auténtica revolución dentro del género. Empezando por la historia, no es donde se produce el mayor cambio en líneas generales, tenemos un Imperio maligno que tiene sometida a la población y un grupo de rebeldes que pretenden acabar con su soberanía. Parece simple y sencillo, ¿verdad? Pues compañeros, está claro que esto no araña ni un trocito de todas las revoluciones que presenta Final Fantasy VI a la hora de desarrollar una trama; pero aparte de esto, también me gustaría destacar la gran comicidad que pretende abordar con multitud de escenas cómicas con Gau o el bueno del pulpo Ultros, para a la vez presentarnos temas tan serios como el intento de suicidio de Celes.

Final Fantasy VI

Entonces no puedo dejar pasar la oportunidad de comentar la espectacular introducción que se realiza poniéndonos en situación con la Guerra de los Magi que se ha producido, enfrentando a humanos y a Espers, el punto clave sobre el que girará gran parte de la trama principal. Una escena principal, que termina con tres soldados entrando por la fuerza en el pueblo de Narshe para adentrarse en las minas en busca de un posible Esper que se aloja allí; pero lo importante será que entonces descubriremos que ese misterioso soldado en armadura magitek tiene alguna relación con ese ente mágico, seremos rescatados por un ladrón y entonces tomaremos el control de una de las mejores protagonistas de la saga, nuestra querida Terra.

Con este personaje empezaremos a conocer el mayor elenco de personajes protagonistas, porque si, todos son igual de importantes, algunas historias pueden tener más o mejor desarrollo, pero no es una historia que se desarrolle desde un punto de vista, todos tienen su por qué, sus inquietudes, sus historias, y todas os aseguro que tienen la necesidad de ser escuchadas. Un plantel que si eras capaz de reclutar a todos sus miembros, podías llegar a la batalla final contra Kefka con un total de hasta 14 personajes si no he contado mal.

Final Fantasy VI

Y voy a empezar por el villano si, por ese personaje que es malo porque si, que solo ansía poder y destrucción y el que es el villano favorito de la mayoría de fans, estoy hablando del mencionado Kefka. Un villano de los que quizás ya no vemos en la actualidad y que tanto impacto causó en su momento, encarnando todas las características que nos vienen a la mente cuando pensamos en el enemigo final de nuestra aventura, la lucha entre luz y oscuridad está encarnada a la perfección en Kefka. Sobre todo quiero destacar el punto de la mitad de la trama en la que todos los protagonistas se dispersan por el mundo tras la victoria de Kefka sobre el mundo flotante, donde el desarrollo y la puesta en el plano principal de este personaje, hacen que lo que queda de trama alcance la calificación de obra maestra sin ninguna duda. Pero esto funciona porque en la luz, hay varios personajes e historias que me gustaría destacar, y no empezaré por Terra si me lo permitís, sino que creo que conviene empezar con Celes.

Una general que se acaba rebelando contra el imperio y uniéndose al grupo rebelde de los Replicantes. Este personaje realiza una de las escenas más icónicas de la historia de los videojuegos y ya solo que por esos minutos memorables Square merece todo nuestro reconocimiento, muchos ya lo habréis adivinado, la escena de la ópera, no hace falta que comente nada más. Pero es que el desarrollo del personaje de Celes no se acaba ahí, sino que es el primer personaje que controlamos tras el desastre producido en el mundo flotante, y eso dice mucho de la importancia que le quieren dar a este personaje. Donde nos despertamos después de haber estado 1 año en coma siendo cuidados por el bueno de Cid, el cual acabará falleciendo en la mayoría de casos (aunque se puede evitar) a pesar de los esfuerzos de Celes, y es en este punto donde se presenta un tema y un desarrollo de acontecimientos que hizo que aquel conjunto de pixeles consiguieran emocionarme hasta límites insospechados; donde si Cid muere, Celes con ninguna esperanza que le haga aferrarse a este mundo, se dirige hacia un acantilado donde intenta suicidarse mientras se desploma al vacío, una escena sobrecogedora. Pero es entonces cuando es arrastrada hasta la playa donde ve la bandana de Locke, lo que le da un motivo por el que vivir, un tema que se tratará mucho en futuras entregas de la saga, y es el tener un lugar al que regresar, el sentir afecto hacia los demás y tener un motivo para seguir viviendo, temas que en la época eran muy difíciles de ver en algún videojuego.

En general el juego nos brinda historias de este calibre con la mayoría de personajes, pero he querido destacar esta a modo personal. Pero todas giran sobre el tema comentado, encontrar algo por lo que merezca la pena vivir. Eso lo podemos ver cuando descubrimos la historia de Rachel y Locke, o cuando descubrimos que Terra ha encontrado la felicidad cuidando a todos esos niños huérfanos. Historias personales, profundas, ejecutadas con total maestría. Incluso la historia del mundo de los Espers que se nos introduce al final para conocer el origen de Terra está contada a la perfección y logramos empatizar en cuestión de segundos con la situación vivida por sus padres y la codicia de los humanos que habitan el mundo. Cuesta encontrarle pegas objetivas a este Final Fantasy VI, y si no lo colocamos como nuestro favorito de la saga, como es el caso de servidor, es simplemente o por su antigüedad o por cuestiones meramente subjetivas o de la época en la que lo jugamos.

Lo que nos plantea un título en ese apartado jugable, es un combate por turnos clásico obviamente, pero a la vez con varias modificaciones para la franquicia, de las cuales muchas se utilizarían después en Final Fantasy IX a modo de inspiración u homenaje. Un sistema dinámico en el que podemos emplear las habilidades habituales de ataque y magias, pero que sobre todo destaca por la presencia de lo que conocemos a día de hoy como invocaciones, las cuales se adjuntan a cada uno de los personajes para obtener aparte de su invocación, las correspondientes magias asignadas a cada uno de estos. Algo que me gustaría destacar es el conjunto de habilidades especiales que tiene cada uno de los miembros, por ejemplo con Celes tenemos la habilidad “rúnico” con Sabin podíamos ejecutar una serie de combos de memoria para desencadenar una furia de puñetazos, o con Cyan desenfundar sus habilidades de esgrima; y así con cada uno del resto de personajes. Por lo que era Final Fantasy VI un ejemplo perfecto para hacer ver la grandeza del combate por turnos y las infinitas posibilidades jugables que ofrecía el título.

Por último solamente destacar una vez más como viene siendo habitual el espectacular trabajo realizado por el gran Nobuo Uematsu, con unas composiciones para perder el sentido, melodías atrevidas, pegadizas, perfectas para cada uno de los momentos, preparándonos para todo lo que nos vendría en las próximas entregas de la franquicia, pero si tuviera que decantarme con una de todas, optaría por la siguiente…

Como conclusión en este tipo de homenajes, realizaremos una breve opinión personal tanto un servidor como el resto de redactores que hayan podido disfrutar de la obra protagonista de la semana:

ROXAS98: “Final Fantasy VI es una auténtica obra maestra de los videojuegos en general y que debería estar en todos los salones de la fama. Un título que supo encumbrar a la franquicia a lo que conocemos hoy en día y que supo sentar las auténticas bases de lo representan desde Square a pesar de la sombra de la séptima entrega que siempre se quiere hacer ver. Un videojuego que borda los apartados de jugabilidad, banda sonora, e historia, arriesgando con el plantel de protagonistas más grande de la historia y una innovación sin igual”.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

Debes utilizar estasHTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

X