Esta semana recordamos… Project Zero

Project Zero

ESTA SEMANA RECORDAMOS… PROJECT ZERO

Regresamos esta semana tras un breve parón, pero todavía con un poco de resaca de la noche más terrorífica del año. Por lo que todos los elementos parecen indicar que hace un día perfecto para adentrarnos en uno de los mejores títulos del género de terror y de PlayStation 2, esto no quiere decir otra cosa que debemos abrir las puertas de la Mansión Himuro, porque esta semana recordamos el gran Project Zero.

Project Zero

(Este homenaje contendrá pequeños fragmentos del argumento de la obra que pueden ser considerados como spoiler, absteneros todos aquellos interesados en jugarlo por primera vez)

Corría el año 2001 en una época en la que el género del terror alcanzó su máximo exponente con Silent Hill 2 y una “TECMO” veterana dentro del mundo de las recreativas y por su franquicia Ninja Gaiden, decidió que era el momento de adentrarse con una nueva propuesta y optar por iniciar la saga de Project Zero en PlayStation 2.

Un título que una vez que nos adentramos en la temida Mansion Himuro, parecía que la historia nos iba a superar por la cantidad de datos, nombres y apuntes que vamos recogiendo. Pero realmente esto no resulta ser así, conforme avanzamos, toda la trama se va estructurando y contándose a la perfección; mostrando el por qué nuestro hermano Mafuyu decidió adentrarse por su cuenta en aquel lugar. Por lo que seremos nosotros los encargados de hacernos cargo de una de las protagonistas más representativas del género, Miku Hinasaki, y como no, no nos olvidamos de la cámara obscura, el auténtico eje de esta aventura terrorífica.

Hablando de la complejidad de trama que se nos plantea al inicio, quiero destacar de manera muy positiva el hecho del juego de plantearte todos estos datos como una auténtica investigación. El título dependiendo de las fotos que fuéramos capaces de realizar nos iba mostrando en una especie de árbol de sucesos, las diferentes relaciones que tenían todos los miembros de la casa, o personas que habían pasado por la mansión; aportando de esta manera junto con los apuntes y documentos una gran sensación de que nuestra investigación será clave para poder sobrevivir y entender todos los hechos paranormales que se están sucediendo.

Todo esto que comento, no está simplemente puesto como adorno o para que nos llenemos más de “lore” del título no. Tiene su importancia, y si no revisamos esos apuntes o entendemos a que nos van haciendo referencia los diferentes documentos, no podremos avanzar en la trama, ya que el avance del juego se basa en torno a abrir nuevas zonas superando puzles que utilizarán esos apuntes como método de resolución del conflicto. Junto con la cámara hará de las delicias de todos los amantes del género, porque lo conseguido en este juego con la cámara fue algo que sentó las bases en cuanto a un nuevo concepto de jugabilidad. Sino, no tenéis más que fijaros en Outlast. La cámara actúa como nuestra arma, pero también como medio para conseguir más pistas, haciendo el título tan bien esto que hace que conforme avanzamos en la historia, la cámara pasa a ser como una extensión de nuestro cuerpo.

Un arma contra el auténtico enemigo de este juego, que no son todos los fantasmas ni los sustos que nos dan a cada esquina, sino la mansión en sí, sus paredes, cada uno de esos pasillos interminables y nuevas salas que vamos recorriendo. La mansión se nos echa encima realmente, consigue lograr una sensación de agobio constante, de que podamos salir de aquel sitio de una maldita vez. Pero esto, aunque parezca algo negativo, es precisamente lo que uno busca dentro del género y Project Zero consigue llevar el concepto de terror psicológico a unas cotas muy altas y que pocos títulos en la historia pueden mirarle de tú a tú.

Sabéis que me gusta destacar en este tipo de homenajes el apartado de la banda sonora, pero por cuestiones evidentes no puedo recalcar mucho de la banda sonora; pero no tiene porque ser algo malo, sino al contrario. El sonido ambiente, los silencios, forman un papel principal para el buen funcionamiento del título y yo afirmaría que resulta algo clave, porque recuerdo momentos puntuales de la trama, y aquí sobre todo voy a confesar un susto que se me quedo grabado y de los peores que he pasado como jugador. Creo que es por un poco más de la mitad de la trama donde subimos las escaleras de una de las salas del principio donde esta el reloj, como se escucha un ligero toque de un instrumento de cuerda y vas avanzando hacía el, sinceramente se te ponen los pelos de punta, y cuando subes al piso de arriba, el fantasma deja de tocar, y se hace un silencio sepulcral, hasta que unos pasos más de repente se produce el susto. Algo que así contado parece sencillo y estúpido, pero os garantizo que el juego está plagado de momentos así, que hacen del título una maravilla en cuanto a la tensión y el terror psicológico que nos plantea en todo momento.

Como conclusión en este tipo de homenajes, realizaremos una breve opinión personal tanto un servidor como el resto de redactores que hayan podido disfrutar de la obra protagonista de la semana:

ROXAS98: “Project Zero supuso el inicio de otra saga de terror japonés de las más especiales, donde se nos presenta una historia compleja pero muy bien definida en cada uno de sus finales. Pero, sobre todo, logra a la perfección la sensación de tensión, de tener pavor al doblar cada esquina, y, en definitiva, hacer de este título uno de los máximos exponentes del género de terror”.

Deja un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.Los campos necesarios están marcados *

Debes utilizar estasHTML etiquetas y atributos: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

*

X